Licenciada MARÍA ESTHER SCHERMAN LEAÑO, Directora General de la Lotería Nacional para la Asistencia Pública.
Distinguidos funcionarios de la Secretaría de Gobernación y de la Lotería Nacional que nos acompañan.

Generales, jefes, oficiales y tropa.

Muy buenas noches.

En nombre de las mujeres y hombres del Instituto Armado, agradezco a la lotería nacional, la distinción de emitir y sortear un billete alusivo a la Conmemoración del “Año de la Lealtad Institucional y Centenario del Ejército Mexicano”.

Nos congratula también, el respaldo del Señor Presidente de la República ─nuestro Comandante Supremo─ para la realización de tan significativo evento.

Gestos que tienen singular valor para quienes integramos las Fuerzas Armadas de tierra y aire, ya que nos motivan a continuar desempeñándonos con entrega, lealtad y profesionalismo.

Reconocemos la importante labor que desde hace 242 años, realiza este organismo descentralizado en beneficio del país.

Esta loable Institución ─la primera en su tipo en Latinoamérica─ desde su creación, ha apoyado las actividades del Ejecutivo Federal en el campo de la asistencia pública.

Sus significativas aportaciones para servicios asistenciales, de salud y la construcción de infraestructura en diversas épocas de la historia de México, hacen incuestionable su denominación.

Hoy, le apreciamos este acto con el que distingue a su Ejército.

Nuestro origen popular, nos hace sensibles y cercanos a la población, principalmente en los momentos y situaciones en que es víctima de desastres y situaciones de emergencia.

Es por ello, que comprendemos a cabalidad la importante labor de la lotería nacional y compartimos con ustedes la satisfacción por el servicio a la sociedad.

Solidaridad manifiesta que se convierte en valor de gran trascendencia para el país, permitiendo alcanzar bienestar y desarrollo, e impulsando la democratización de la productividad.

Este evento, se adiciona a las muestras de afecto y reconocimiento que el Ejército Mexicano ¡el Ejército de todos! Ha sido objeto con motivo de su primer Centenario de vida, sus primeros cien años de lealtad institucional.

Actos de tal naturaleza, nos brindan nuevas oportunidades, para reiterar nuestro compromiso de continuar trabajando por el desarrollo del país y sumarnos decididamente a la meta nacional trazada por el Presidente de la República, para lograr un México en paz, garantizando la seguridad nacional y salvaguardando a la población, a sus bienes y a su entorno ante cualquier eventualidad.

Hombro con hombro, ─sociedad, gobierno y Fuerzas Armadas─ seguiremos trabajando juntos, desde la respectiva trinchera, para alcanzar esta meta.

Tengan la certeza que el quehacer militar está orientado siempre a responder con espíritu transformador a esos objetivos, afrontando el presente y futuro con determinación, entusiasmo e ímpetu que hoy demanda la nación; siempre en el marco de la legalidad e irrestricto respeto de los derechos humanos de la ciudadanía.

Distinguido auditorio:

Hoy estamos reunidos en este admirable recinto del Edificio Moro, para recibir una muestra más de aprecio por el deber castrense y celebración de nuestro aniversario.

Con este marco, en unos momentos más se llevará a cabo el sorteo mayor; deseamos que el billete alusivo a los cien años de creación del Ejército, les brinde suerte.

La imagen que la lotería ha impreso en los billetes para este evento, permite que la presencia de sus soldados alcance los más apartados rincones del país, acercándonos aún más, al pueblo del cual provenimos.

Dicho diseño, muestra las diversas especialidades del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, permitiendo que la sociedad entera dé cuenta de la amplia gama de oportunidades, que actualmente el Instituto Armado brinda a la juventud que desea servir a la Patria, abrazando la carrera de las armas.

Disponemos de Fuerzas Armadas leales y competentes; con ánimo y pasión inquebrantables en la búsqueda de la prosperidad en las esferas cultural, axiológica, organizativa, tecnológica y de funcionamiento, logrando mejorar día a día su desempeño profesional y sumándonos de esta forma al esfuerzo colectivo que lleve a México a ser una nación más productiva.

Los Generales, Jefes, Oficiales, Cadetes, Clases y Soldados, asumimos con honor, lealtad y devoción las responsabilidades implícitas en nuestras funciones sustantivas, con la gran satisfacción de pertenecer a las Fuerzas Armadas.

Las Fuerzas Armadas de la lealtad.
Las Fuerzas Armadas del compromiso.
Las Fuerzas Armadas de la legalidad.
Las Fuerzas Armadas de México….¡de todos los mexicanos!.

Muchas gracias.