El Mxico Independiente

Félix María Calleja entregó el Virreinato de la Nueva España en septiembre de 1816, al Capitán General de Cuba, Juan Ruiz de Apodaca quien dio facilidades para que se otorgara el indulto a los líderes insurgentes, entre quienes aceptaron el perdón se encuentran Nicolás Bravo e Ignacio López Rayón y se negaron a acogerse a este pacto Pedro Moreno, Vicente Guerrero, Guadalupe Victoria, Andrés Quintana Roo y Leona Vicario. Gracias a esta política, la Nueva España vivió en relativa tranquilidad hasta finales de 1819.

Pero esta transitoria paz duró hasta el 26 de mayo de 1819, cuando el Intendente de la Provincia de Veracruz, José Dávila y los comerciantes establecidos juraron la Constitución de Cádiz y ante el temor de que el Virrey no la aceptara, organizaron el Batallón de Voluntarios de Fernando VII para ejercer presión al Virrey Ruiz de Apodaca, quien el 31 de mayo de 1820, juró la Constitución y el virreinato se convirtió en una Provincia y el cargo de Virrey pasó a ser Jefe Político Superior de Nueva España.

Esta noticia tomó por sorpresa a los novohispanos y provocó que se pensara que se suprimirían los privilegios del clero y del ejército, por esto los simpatizantes del régimen absolutista comenzaron a reunirse de forma secreta en el Oratorio de San Felipe Neri, conocido popularmente como el templo de la Profesa, en la Ciudad de México.
 
El objetivo inicial de las reuniones en la Profesa fue impedir la divulgación de la reinstauración de la Constitución de Cádiz en España, porque el Rey se encontraba aún sin libertad, pero una vez jurada la Constitución de Cádiz por el Virrey el objetivo fue proclamar la Independencia de México, e instalar una monarquía regida por un infante de España, pero necesitaban el sostén militar y por esto apoyaron a Agustín de Iturbide, a quien otorgaron la designación de Comandante en Jefe de los Ejércitos del Sur, en lugar de José Gabriel de Armijo, para combatir las guerrillas de Vicente Guerrero que seguía levantado en armas en la Sierra del Sur.

Iturbide estableció su Cuartel General en Teloloapan e intentó varias veces tomar contacto con el General Vicente Guerrero, por medio de cartas en las que se ofreció el indulto y varios privilegios, fue hasta que Guerrero aceptó una entrevista que propuso Iturbide, en una carta fechada el 25 de enero en Teloloapan, que se reunirían para que Iturbide le expusiera los puntos de un programa político.

El encuentro se realizó en la población de Acatempan (hoy municipio de Teloloapan), el 10 de febrero, ante las respectivas tropas de Iturbide y de Guerrero. El 24 de febrero de 1821, con motivo de los acuerdos de la reunión entre Vicente Guerrero y Agustín de Iturbide se proclamó el Plan de Iguala. Como resultado de los acuerdos de esta reunión resultó la fusión de las fuerzas realistas e insurgentes, formando así el ejército encargado de defender las tres garantías del Plan de Iguala: Unión, Independencia y Religión, por esa razón se le denominó Trigarante.

Siete meses después, cuando el Teniente General don Juan O'Donojú, último Superintendente General (Virrey), nombrado por la Corona Española, fue interceptado por Iturbide, en Córdoba, Veracruz, durante su camino a la Ciudad de México, Iturbide lo convenció sobre la necesidad de la Independencia de México y llegaron a un acuerdo que se le conoce como los Tratados de Córdoba, en los que se reconoció la Independencia de la Nueva España.

El 27 de septiembre de 1821, entró a la Ciudad de México el triunfante Ejército Trigarante, con Iturbide al frente. Al día siguiente se organizó una "Junta Gubernativa", la cual nombró a Iturbide Jefe Supremo de las Fuerzas de Mar y Tierra con el título de Generalísimo Almirante, y se expidió el Acta de Independencia.

El 18 de mayo de 1822, parte del ejército acudió en forma tumultuaria frente al Palacio de Iturbide (Hoy Museo Banamex) a los gritos del Sargento Pio Marcha, y proclamaron al Generalísimo Iturbide como Primer Emperador de México lo que dio origen al Ejército Imperial Mexicano.