Estos diferentes Títulos y Honores se fueron dando en un principio por las hazañas logradas durante los combates, asimismo no importaba dar altos cargos o jerarquías ya fueran nobles o plebeyos. Así, en el siglo XVII, al darse la guerra entre España y Gran Bretaña fueron traídos a la Nueva España algunos cuerpos en los que tenían divisas que habían sido dadas a conocer por las ordenanzas de 1768 y puestas en vigor durante el reinado de Carlos III; posteriormente casi en su totalidad fueron adoptadas por nuestro Ejército.

Por lo anterior, y una vez lograda la independencia de México, se adoptaron las mismas divisas, en los cuales los generales, jefes y oficiales utilizaron charreteras, ya fuera del lado izquierdo o derecho para diferenciar a los oficiales; los generales aparte de charreteras, llevaban en el uniforme bordados plateados y fajas de color (verde, encarnado, blanco o azul), según su rango, y las clases llevarían cintas de diferente grosor según su condición dentro de las Fuerzas Armadas.

Actualmente las divisas militares se utilizan para distinguir las jerarquías deben ser de metal y se usarán en las palas y sobrehombreras.