En los últimos años se ha documentado un incremento notable en la incidencia de enfermedades respiratorias; tan solo, durante el 2013 a nivel nacional se reportaron al Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Influenza, de la Secretaría de Salud 36,023 casos sospechosos a influenza, de los cuales 4,480 se confirmaron mediante resultado de laboratorio.

De todos  los casos confirmados a influenza se registraron 314 defunciones, resaltando que el 95% de estas correspondieron a pacientes que no se vacunaron para la prevención de influenza estacional; o bien, presentaban una o varias enfermedades crónicas.

“Ante esta situación se recomienda mantener su esquema de vacunación actualizado. Las vacunas recomendadas para prevenir enfermedades respiratorias son Influenza (de forma anual) y Neumococo.”

De las múltiples enfermedades que afectan principalmente las vías respiratorias destacan por su importancia:
  • Neumonía.
  • Influenza.
  • Gripe (catarro común).
¿Qué es la neumonía?

La neumonía es una inflamación del pulmón, causada generalmente por una infección por bacterias, virus y hongos. Más de la mitad de los casos se deben a infecciones por la bacteria llamada neumococo.

La neumonía neumocócica puede ser muy grave y pone en peligro la vida;  pero, además, la bacteria puede invadir el torrente sanguíneo y llegar al sistema nervioso central donde puede causar meningitis (infección en el cerebro).  En algunos casos, la neumonía neumocócica también puede aparecer como complicación de otra enfermedad, como la influenza.

Los síntomas más comunes de la neumonía son:
  • Tos (con expectoraciones verdosas o con sangre).
  • Fiebre que puede ser leve o alta.
  • Escalofríos con temblores.
  • Dificultad para respirar.
  • Dolor en el pecho.
             

            ¿Qué es la influenza?

            Es una enfermedad respiratoria viral aguda, provocada por un virus altamente contagioso y mutable.

            ¿Qué es la gripe común?


            Es una enfermedad respiratoria viral de menor intensidad.

            (TABLA 3)

            ¿Cómo se transmite la influenza?


            Se transmite principalmente a través de las gotas de saliva que se expulsan al hablar, toser o estornudar hasta un metro de distancia.

            En virtud de que el virus sobrevive entre 48 y 72 horas en superficies, el contagio también se puede dar por el contacto con superficies contaminadas (teléfonos de uso compartido, manijas, barandales, etc.).

            La influenza puede ocasionar un aumento de neumonías y enfermedades respiratorias bajas (bronquitis), resultando en un mayor número de casos de hospitalización y muerte.

            Medidas de prevención.

            • El lavado de manos frecuente y correcto es fundamental para prevenir el contagio de infecciones respiratorias.
              • Moje sus manos bajo agua corriente.
              • Aplique jabón y talle enérgicamente sus manos, cubriendo todas las superficies de las manos, hasta las muñecas.
              • Frote los dedos y entrelácelos, durante 15 segundos.
              • Enjuague las manos bajo agua corriente hasta eliminar todo el jabón.
              • Seque las manos con una toalla (de preferencia toallas de papel).
              • Cierre la llave con la toalla desechable y abra la puerta del baño con la misma.
            • Refuerce sus hábitos de higiene.
              • Cubra su boca al toser o estornudar con un pañuelo desechable o con el ángulo interno del codo.
              • Tire inmediatamente el pañuelo a la basura y lave sus manos.
              • No comparta vasos o cubiertos.
              • No escupa en lugares públicos.
            • Mantenga ventilado su hogar y lugar de trabajo.
            • Evite el tabaquismo activo o pasivo.
            • Mantenga limpias las superficies de su hogar y área de trabajo (teléfonos, escritorios, manijas y objetos de uso común).
            • No se automedique.
            • Mantenga una dieta balanceada.
              • Aumente la ingesta de líquidos.
              • Consuma frutas y verduras con alto contenido de vitamina C (frutas y jugos de cítricos, kiwi, mango, melón, sandía, papaya, piña, fresas, frambuesas y moras).
              • Aumente la ingesta de alimentos con alto contenido de omega 3 y zinc (pescado, mariscos y lácteos).
            • Mantenga su esquema de vacunación actualizado.
            Vacuna contra la influenza.

            La vacuna contra la influenza estacional es una de las principales medidas preventivas, ya que al estar compuesta por virus inactivados purificados, NO produce influenza porque no contiene virus vivos.

            Existen diversos tipos de virus de influenza, las vacunas que se utilizan para prevenir la influenza contienen cepas virales, subtipos de virus de:
            • Influenza A H1N1.
            • Influenza A H3N2.
            • Influenza B.
            Debido a la capacidad de mutación de los virus, cada año puede cambiar la estructura de las cepas del virus de la influenza, lo que condiciona el surgimiento de nuevas cepas.

            Indicaciones para aplicar la vacuna.
            • Niños de 6 a 35 meses de edad.
            • Adultos mayores de 60 años.
            • Mujeres embarazadas.
            • Niños, adolescentes y adultos con factores de riesgo como:
              • Asma y otras enfermedades pulmonares crónicas.
              • Cardiopatías (enfermos del corazón).
              • Enfermedad renal crónica.
              • Diabetes Mellitus.
            Personas que NO deben aplicarse la vacuna.
            • Lactantes menores de 6 meses.
            • Personas que hayan presentado una reacción anafiláctica al huevo o a una dosis previa de vacuna contra influenza.
            • Personas que presenten fiebre mayor o igual a 38.5º C
            • Pacientes con antecedentes de Síndrome de Guillian Barré.
            ¿Qué reacciones se pueden presentar?
            • En el sitio de la aplicación se pueden presentar molestias como calor, inflamación, dolor o enrojecimiento.
            • No se debe dar masaje, ni aplicar compresas calientes.
            • No se deben ingerir medicamentos, ya que estas reacciones desaparecen espontáneamente.En caso de fiebre de 38.5º C, la puede controlar al tomar abundantes líquidos, con baños de agua tibia y usar ropa ligera.
            • Si los síntomas continúan o se agravan, deben acudir a su escalón sanitario.
            • Esta vacuna se puede aplicar simultáneamente con varias vacunas, en sitios diferentes.
            La aplicación de las vacunas se realiza a todos los militares (en activo o retirados) y sus derechohabientes, en las siguientes instalaciones.
            • Hospital Central Militar.
            • Unidad de Especialidades Médicas.
            • Hospital Militar de Especialidades de la Mujer y Neonatología.
            • Hospitales Militares Regionales.
            • Hospitales Militares de Zona.
            ¡VACÚNATE!

            Fuentes consultadas.