nnjpeg

Vicente Suárez de 17 años de edad, cayó en el Vigía del Mirador; Agustín Melgar de 18 años herido en el mismo Mirador; trasladado posteriormente a la Biblioteca del Colegio, en el mismo edificio en donde murió al siguiente día; Fernando Montes de Oca y Francisco Márquez, combatieron valerosamente tal vez en la Plaza de Armas o en algún rincón del Castillo, encontrando la muerte.

Silencioso y semidestruido quedó el edificio del Colegio Militar en Chapultepec. Los sobrevivientes, quedando en calidad de prisioneros de guerra, se quedaron en la Ciudad de México con la condición de no salir de ella. Al término de la invasión norteamericana, los cadetes fueron instalados nuevamente en el Cuartel General del Rastro, parte Sur del edificio de Las Recogidas, el 1/o. de julio de 1848, hasta el 1/o. de agosto de 1849 en que paso otra vez al Colegio Militar al Alcázar de Chapultepec.

En 1860, al término de la Guerra de los Tres Años y siendo vencido el Ejército y el Gobierno Conservador, el 27 de diciembre se expidió un decreto que eliminó al Ejército que existía desde 1821 y con él desapareció el Colegio Militar, pero en 1861 otro decreto del Gobierno Liberal permitió el regreso a las instalaciones del Colegio al Alcázar de Chapultepec; esta estancia duró hasta el 23 de mayo de 1863 a consecuencia de la intervención francesa en México. 

El presidente Benito Juárez en 1867 reorganizaría el Colegio Militar estableciéndose en el Cuartel Arista, ubicado en el ángulo Noroeste de Palacio Nacional (puerta Mariana) y poco más tarde se alojó en le ex-convento de Santa Catalina de Sena (esquina de las actuales calles de San Idelfonso y Argentina) donde tuvo su inauguración oficial, estableciéndose después en el edificio del ex-arzobispado de Tacubaya (22 de enero de 1867), para quedarse ahí, hasta principios de 1882 durante el Gobierno de el General Manuel González en que volvería a Chapultepec y volverse a llamar Colegio Militar, para ahí salir nuevamente en julio de 1913.

El 1/o. de abril de 1879, en su reglamento se ordenó que el escudo fuera constituido con dos cañones cruzados, un cestón sobre ellos en el centro rematando en la parte superior una antorcha con siete rayos.

Los rayos del escudo fueron modificados en el reglamento de uniformes de 1884, diseño que se ha mantenido hasta nuestros días.



CON LETREROJPG


Regresar a Heroico Colegio Militar.