Cabe destacar que la Revolución Mexicana fue el acontecimiento significativo político y social más importante en México, misma que proporcionó a las mujeres mexicanas la oportunidad de destacar por su abnegación y sacrificio y no en pocas ocasiones audacia y valentía.

El 1/o. de julio de 1910, el Hospital Militar de Instrucción reglamentó por primera vez la carrera de enfermeras, cuyos requisitos principales para ingresar eran: ser solteras o viudas y sin hijos; tener por lo menos 21 años y no pasar de los 40; disfrutar de buena salud y constitución física; tener buena conducta y haber acreditado la educación primaria elemental, durante este tiempo la carrera constaba de tres años, al culminar los estudios y aprobar el examen general, recibían diploma firmado por el Secretario de Guerra y Marina y prestaban obligatoriamente tres años de servicios con abnegación y sentimientos de caridad bien marcados.

Esta primera Escuela de Enfermeras del Ejército, creada por el Coronel Médico Cirujano Fernando López, Director del Hospital Militar de Instrucción desde el año 1894 dentro del mismo Hospital, desapareció con la disolución del Ejército Federal en agosto de 1914.

Durante la Revolución, el General Francisco Villa logró organizar un excelente servicio médico en la División del Norte que contaba con un cuerpo de enfermeras que trabajaron con gran acierto y esmero.

El servicio sanitario constitucionalista en el año de 1915 contaba con una sección de enfermeras.

Después de la Revolución, éste personal pasó a formar parte del Hospital Militar de Instrucción y de los Hospitales Militares Regionales donde continuaron desempeñando sus labores durante muchos años, hasta que en 1938 como consecuencia de las disposiciones del entonces departamento de Salubridad Pública, se exigió que el personal de enfermería comprobara y legalizara sus conocimientos con estudios reconocidos, para poder ejercer con seguridad y eficiencia sus labores y no exponer la salud de los militares encamados en los hospitales y enfermerías, se creó la Escuela para Enfermeras del Ejército según decreto de 21 de marzo de 1938, publicado el 18 de mayo de dicho año en el diario oficial.

La Escuela quedó adscrita al Hospital General Militar de Doctor Lavista y Doctor Vértiz de esta ciudad y el alumnado lo integraron todas las enfermeras sin título de ese nosocomio, siendo su primer Director el Coronel Médico Cirujano Donato Moreno Muro, colaborando en esta grandiosa labor, los jóvenes médicos que no escatimaron esfuerzo alguno, ni entusiasmo, para hacer realidad su brillante idea: Jesús Lozoya Solís, José González Varela, José Luis Marín Servín, Leopoldo Melgar Pacchiano, Rogelio Melgar Castillejos, Nicolás López Díaz, todos ellos, con el grado de Mayor Médico Cirujano y de Teniente Coronel, Alfonso Jiménez O’Farril Y Roberto Nava y Rojas, siendo requisito de escolaridad para ese entonces, haber cursado la primaria y el plan de estudios tenía una duración de 2 años.

Tras varios años, las alumnas eran admitidas en el primer año de estudios exclusivamente, pues no se revalidaban materias y al graduarse se les asignaba el grado de Subteniente Enfermera, con el cual iniciaban su carrera profesional con la obligación de servir 5 años como mínimo en el Ejército Mexicano a partir de la fecha de su graduación, de conformidad con lo dispuesto en el Decreto expedido el 5 de enero de 1957, por el C. ADOLFO RUIZ CORTINES, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, publicado en el Diario Oficial el día 3 de abril de 1947.

En 1963 esta escuela, recibe su actual denominación de Escuela Militar de Enfermeras y es en este año, abanderada por el entonces Presidente de la República Licenciado ADOLFO LÓPEZ MATEOS.

En 1964 la Escuela Militar de Enfermeras ocupa sus actuales instalaciones en Jardines Poniente del Hospital Central Militar.

Para su mayor presentación y distinción fue a partir del 1/o. de agosto de 1973, que el personal de cadetes de la Escuela Militar de Enfermeras cambio el sector que tenía designado desde 1949 y portó el sector con características propias de la escuela, con el distintivo de la lámpara, símbolo universal de la enfermería.

En mayo de 1983 se solicita al Estado Mayor de la Defensa Nacional, la utilización del símbolo de la lámpara autorizándose el 13 de junio de 1983 diseño que actualmente está en vigor, en el sector, gafete y escudos del plantel.

A partir de 1977, el plan de estudios se incrementa a cuatro años incluyéndose el Bachillerato y el Curso de Adiestramiento Básico Individual, éste último con duración, en ese entonces, de seis meses (actualmente es de dos meses), el cual realizan las alumnas de nuevo ingreso en las Instalaciones del Heroico Colegio Militar.

En el año de 1993 disminuye nuevamente a tres años, la duración de la Carrera y en el año de 1996, es requisito para ingresar a esta escuela, el bachillerato y se expide título de Técnico Superior en Enfermería Militar y para el año 2007, se eleva el nivel de estudios a Licenciatura en Enfermería Militar, con una duración de cuatro años.

En el año 2007 se edificó el majestuoso auditorio de la Escuela Militar de Enfermeras el cual fue inaugurado por la Sra. Margarita Zavala primera dama durante el sexenio comprendido del 2006- 2012.

Durante el año 2008, se llevaron a cabo los trabajos de remodelación de cuatro alojamientos para cadetes, comedor y cocina, construcción de una palapa, instalación de un laboratorio de idiomas y adquisición e instalación de una planta de emergencia para el auditorio.

En el año 2011, se llevaron a cabo trabajos diversos, siendo, la implementación de una sala de historia, remodelación de los laboratorios y construcción de una cubierta para la alberca de esta Institución Educativa.