Los Consejos Estatales de Desarrollo Agrario son órganos colegiados de coordinación y vinculación interinstitucional en los que participan las dependencias de la Administración Pública Federal y de los estados, para darle celeridad a la solución de los conflictos agrarios.

A través de los consejos se elabora una agenda estratégica en cada uno de los estados, la cual permite alcanzar los objetivos planteados en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018.

Tienen el propósito de contribuir al desarrollo integral y equitativo del sector rural mediante el fomento de las actividades productivas agrarias y de las acciones sociales rurales para elevar el bienestar de la población del país, brindándoles certeza jurídica sobre su propiedad.

El objetivo es brindar certeza jurídica a la gente del campo, además de contribuir y fortalecer la justicia cotidiana, atendiendo a la población en la entidad de origen, evitando así que se tengan que trasladarse a la capital del país para ser atendidos.

Con los consejos, además de llevar a cabo de forma inmediata las audiencias públicas, que son itinerantes, se brinda capacitación a fin de orientar a la gente para que sepa a dónde dirigir sus acciones de gestión y brindar así justicia cotidiana.

Hasta el momento se han instalado 18 consejos estatales (Colima, Oaxaca, Tlaxcala, Nayarit, Durango, Hidalgo, Michoacán, Guerrero, Chihuahua, Guanajuato, Zacatecas, Yucatán, Veracruz, San Luis Potosí, Querétaro, Sinaloa, Quintana Roo y Baja California Sur) y faltan por instalarse 14 para cumplir con los 32  que se tienen previstos.

Los Consejos Estatales de Desarrollo Agrario están conformados por una presidencia conjunta encabezada por la SEDATU y el gobernador de la entidad correspondiente.