En diciembre del año pasado, nuestro país refrendó su compromiso de fortalecer una agenda para crear ciudades sustentables, donde se impulsen  los derechos humanos y la inclusión social, así como acciones para mitigar las emisiones de gas de efecto invernadero, esto en el marco de su integración a la conferencia de la Organización de las Naciones Unidas COP 21.

El Gobierno de la República utiliza diversos instrumentos de planeación, territoriales y urbanos, que atienden la problemática de forma específica en cada ciudad, así como la aplicación de una política de vivienda que promueve el crecimiento y el desarrollo urbano sostenible.

En este modelo, se desarrollan proyectos para mejorar la sostenibilidad de las ciudades desde una perspectiva ambiental, como es el manejo adecuado de los residuos sólidos; la movilidad urbana y el rescate de espacios públicos y la generación de vivienda que incorpore eco-tecnología, a través de un enfoque transversal en el que participan distintas autoridades de los tres órdenes de gobierno junto a la población.

El modelo de ciudad sustentable consolida ciudades compactas, productivas, competitivas, sustentables e incluyentes, que detonan los beneficios sociales y económicos a favor del desarrollo de nuestro país.

Actualmente la Red de Ciudades Sustentables de SEDATU está integrada por: Campeche, que cuenta con el apoyo del Gobierno Francés; Cozumel, apoyado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO); y Tehuacán, que el pasado viernes 15 de abril firmó su carta de colaboración con la Agencia Alemana de Cooperación GIZ y ONU HABITAT.

Estas entidades buscan convertirse en un modelo de planeación territorial, donde se privilegie el crecimiento de la ciudad, protegiendo la biodiversidad.