Los jóvenes, en busca de mejores ciudades para vivir.

Estos jóvenes están total y absolutamente decididos a cambiar las ciudades de México.

Son creativos, están bien preparados y en sus mochilas, además de libros, cargan con una importante cantidad de sueños: ciudades en las que puedan crecer, desarrollarse, estudiar, divertirse y encontrar un buen empleo.

Ciudades que sean seguras, con servicios públicos de calidad y en las cuales puedan caminar por las noches sin ningún peligro.
¿Pero por dónde empezar? ¿Qué cambios habría que aplicar para cumplir sus sueños y hacer realidad estos ideales que forman parte de la Nueva Agenda Urbana?
Alma Victoria Osorio Berumen, Montserrat Ledezma Escalante y Dilan Alejandro Avendaño López forman parte de una nueva generación, más que preocupada, ocupada en generar un mayor nivel de desarrollo en México.

Su pasión por este tema los llevó a participar en el concurso de ensayo Retos en la Implementación de la Nueva Agenda Urbana donde resultaron ganadores. Esto les permitió formar parte de la delegación mexicana que participa en la Conferencia de Naciones Unidas sobre Vivienda y Desarrollo Sustentable Hábitat III que se realiza en Quito, Ecuador.

Ahí hablarán de los cambios necesarios para que las ciudades de México, donde viven ocho de cada diez personas, sean verdaderos motores de desarrollo y ofrezcan calidad de vida a sus pobladores.

Alma Victoria Osorio Berumen estudia Relaciones Internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y explica que el primer paso debe ser el empoderar e incluso profesionalizar al eslabón más débil de la cadena; es decir, a los municipios.
 “Creo que tenemos que mejorar la capacidad recaudatoria de los municipios y de los estados. Tenemos que darle mayor injerencia sobre la manera en que se emplean sus presupuestos, la manera en que se asignan los recursos. Por lo mismo, necesitamos que haya mayor  transparencia”, asegura.
Otro punto fundamental es la planeación. Montserrat Ledezma Escalante cursó su licenciatura en el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y ahora estudia una maestría en Estudios Económicos Internacionales en la Universidad de Guadalajara (UdeG). Ella considera urgente establecer centros para la planeación urbana de las 59 zonas metropolitanas de todo el país.

“Es necesario un plan de ordenamiento urbano. Respetar los cinturones verdes, tener ciudades compactas, tener una movilidad eficiente. Necesitamos planeación pero también más recursos financieros porque se habla de muchos planes pero no sabemos de dónde van a salir lo recursos”, advierte.

¿Pero qué se necesita para lograr estos cambios? Particularmente ¿cómo involucrar a una mayor cantidad de jóvenes en este proceso?
Dilan Alejandro Avendaño López, estudiante de Arquitectura en la Universidad Marista de Querétaro, considera que el punto fundamental es la participación.
“Necesitamos participar y aprender a utilizar la infraestructura del Estado, como es el transporte público. Romper con este paradigma de que el que tiene coche es porque mejor le va. El cambio en nuestras ciudades está en la participación y pensar que los cambios son posibles para construir ciudades sanas”, sostiene.

Son las voces de los jóvenes mexicanos, las cuales auguran un mejor futuro para todos.