Desde el inicio de esta administración, el Gobierno de la República se ha comprometido con la seguridad patrimonial de las mexicanas y los mexicanos, y en un acto de justicia trabaja para que los trámites con los que se obtiene un título de propiedad sean más rápidos, más baratos y transparentes.

Tan sólo en los primeros tres años de trabajo, se han entregado títulos de propiedad, escrituras y liberaciones de hipotecas a más de 2 millones de familias, como parte del compromiso asumido por el Presidente Enrique Peña Nieto.

El Gobierno de la República, mediante la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), trabaja para que los trámites que antes llevaban cinco años o más, hoy se realicen en máximo seis meses. Además, a través de convenios de colaboración con estados y municipios, se han logrado reducir costos y eliminar impuestos, con lo cual se coadyuva a lograr una mayor transparencia y a combatir la corrupción.

Con un título de propiedad o una escritura en la mano, las familias cuentan con seguridad y disfrutan de los beneficios de tener un patrimonio y lo que ello conlleva, ya que tienen la opción de solicitar un crédito para ampliar o mejorar su vivienda, heredar o vender su propiedad sin complicaciones, obtener mejores servicios públicos, incrementar su valor y lo más importante: que sus familias vivan seguras y tranquilas con la certeza jurídica de su propiedad.

Aún falta mucho por hacer; no obstante, la SEDATU tiene el propósito de intensificar el trabajo para que más familias cuenten con la seguridad de su patrimonio y puedan tener en sus manos un título de propiedad.