Se estima que 2.5 millones de familias mexicanas viven en condiciones de hacinamiento; es decir, cuentan con una vivienda pero sin espacio suficiente, lo que obliga a todos sus integrantes a compartir una misma habitación.

Este hecho es uno de los factores que detona la violencia de género e incluso los embarazos entre niñas y adolescentes.

Para enfrentar esta grave problemática, en el mes de octubre del 2015 la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbana (SEDATU) puso en marcha la estrategia “Un Cuarto Más”, también conocida como “Cuarto Rosa”, cuyo propósito es construir una habitación adicional en las viviendas, sobre todo de las familias mexicanas de bajos ingresos, a fin de que niñas y adolescentes puedan tener intimidad y, con ello, un espacio propio y libre de violencia.

Para finales de 2016 se estima llegar a 165 mil cuartos adicionales (90 mil con recursos del Programa Nacional de Infraestructura y los 75 mil restantes con aportaciones del Fideicomiso Fondo Nacional de Habitaciones).

Con estas acciones se refrenda el compromiso del Gobierno de la República por apoyar a la población con mayores carencias en la construcción de cuartos adicionales, lo que permite transformar vidas de miles de mexicanas, al combatir algunas de las expresiones más lacerantes de la pobreza urbana que son el hacinamiento y la violencia de género.