Guadalajara, Jalisco.- El país requiere una profunda reforma urbana que responda a la realidad del México actual, que permita al Estado reasumir su función en la planeación, regulación y en la sanción para reordenar el desarrollo, y en la que se conciba la participación ciudadana como eje central en la construcción de las metrópolis; de ahí la importancia de la gobernanza, afirmó la titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), Rosario Robles.

Para el gobierno del Presidente Peña Nieto, dijo, la gobernanza en las metrópolis tiene como eje la participación ciudadana, porque son los habitantes de una ciudad junto con sus autoridades los responsables de construir su entorno sustentable, incluyente, resiliente y con enfoque de género.

Desde el Gobierno de la República se han tomado decisiones para atender el proceso de crecimiento ordenado de las metrópolis, como es la creación de la SEDATU, con la cual el Presidente Enrique Peña Nieto ordenó una nueva política de vivienda, que instruye construir casas cerca de los centros de trabajo y con servicios básicos.

El propósito es realizar una transformación donde entidades, municipios y ciudadanía sean corresponsables en las decisiones para ordenar el desarrollo urbano del país.

En el marco de la inauguración del Foro Internacional de Innovación en la Gobernanza Metropolitana, que se llevó a cabo en esta ciudad, se puso énfasis en un modelo donde los ciudadanos puedan tomar decisiones sobre la infraestructura para que las ciudades se adecúen a sus necesidades, donde los recursos de los fondos metropolitanos se inviertan de manera selectiva en obras productivas y donde los estados y los municipios se vinculen a instrumentos jurídicos que tengan carácter obligatorio, y donde existan mecanismos para evaluar el impacto de ese desarrollo metropolitano.

En su intervención, Erik Vittrup Christensen, representante de ONU-Hábitat en México, destacó que en la gobernanza, la mayor discusión de los gobiernos es la distribución del financiamiento, que deberá resolverse al definirse proyectos eficientes que impacten no solo a los municipios sí no a las regiones en su conjunto.