Con la aplicación del Plan DN-III por parte del Ejercito Mexicano, la instalación de albergues para el resguardo de las y los poblanos, así como el despliegue de los diversos programas de las dependencias del Gobierno de la República es como se atiende a la población afectada por el fenómeno climático “Earl”.

Autoridades municipales, estatales y federales, trabajan de manera coordinada en los albergues dispuestos en donde diariamente se reparten alimentos calientes, cobijas y colchonetas, así como ropa para quienes la necesiten.

Asimismo, con diversas estrategias de los tres niveles de gobierno se apoya a quienes prácticamente lo perdieron todo por la crecida de ríos y cauces de agua, por lo que elementos del Ejército Mexicano trabajan en la remoción de escombros para después utilizar maquinaria pesada; la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) llevará plantas potabilizadoras de agua.

Además, brigadas de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) realizan recorridos y censos para determinar el número de viviendas afectadas e iniciar a la brevedad el proceso de reconstrucción de casas, de reubicación de familias fuera de la zonas de riesgo y de recuperación de vialidades, mientras que la SEDESOL realiza un censo para instrumentar el Programa de Empleo Temporal.

Cabe destacar que la participación organizada de la ciudadanía es fundamental, ya que al formar comités ciudadanos son ellos mismos quienes al plantear sus necesidades serán los que guíen a las autoridades para trabajar en la reconstrucción de sus viviendas y puedan tener una mejor calidad de vida tras esta situación de contingencia.