Durante la Convención Nacional de Protección Civil 2015, y ante los representantes de Protección Civil de los estados, la SEDATU propuso además una Reforma a la Ley de Asentamientos Humanos y Ordenamiento Territorial que le dé a la Secretaría facultades   para trabajar de forma coordinada con los tres órdenes de Gobierno y contar con un instrumento de impacto territorial para saber dónde sí se puede construir y dónde representa un alto riesgo.

Este instrumento sería similar a la norma de impacto territorial que utiliza la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales para impedir que se construya en un determinado lugar considerado de alto riesgo o vulnerable.

De acuerdo con la SEDATU, actualmente existen más de 617 municipios que están identificados con alto y muy alto índice de riesgo, y en el cual no se cuenta con un Atlas de Riesgo Municipal o este no está actualizado.