El Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 menciona explícitamente la elaboración del Programa Regional de Desarrollo del Norte, lo que revela la importancia para el Gobierno Federal de contar con un programa específico de desarrollo para el norte del país. 

Organizar los esfuerzos de los tres órdenes de gobierno con perspectiva regional, requerirá la instrumentación de mecanismos de coordinación que los hagan expeditos de acuerdo a las zonas a beneficiar. Los programas y proyectos para la región Norte deben contar además con sistemas de monitoreo que permitan rendir cuentas de los resultados logrados, respecto de lo comprometido.

El Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 propone explícitamente una nueva visión y entendimiento en sus cinco metas nacionales, y tres estrategias; de una de estas últimas, deriva el Programa para Democratizar la Productividad 2013-2018, que define gran parte de las responsabilidades y tareas a desarrollar para lograr una regionalización estratégica exitosa.

El Programa contribuye directamente al logro de dos metas nacionales establecidas en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018: México Incluyente y México Próspero. 
Para ello, buscamos alcanzar cinco objetivos, encaminados a Impulsar programas que eleven la productividad en la región Norte, y sectores de la economía; procurar que la población disfrute de una vida productiva plena; revertir el deterioro ambiental de la región; conducir el ordenamiento urbano, territorial y su infraestructura; así como promover el fortalecimiento de la infraestructura y servicios de enlace y conectividad regionales.

El Programa Regional de Desarrollo del Norte se constituye así, como un instrumento que recupera el enfoque regional del desarrollo, para que las infraestructuras, los equipamientos, los servicios y en general, la racionalidad del proceso de desarrollo, se orienten a atender las necesidades regionales y a valorar sus recursos y vocaciones, contribuyendo a la atención de asuntos públicos multifacéticos e intersectoriales como pobreza, inseguridad, elevación de la calidad de vida, inclusión social, productividad y sustentabilidad, principalmente.