La variabilidad de la posición del núcleo de la corriente de Yucatán se ha estudiado desde algunos años (p. ej. Molinari, 1971), y se puede establecer una estacionalidad de esta posición de la siguiente manera. En invierno la corriente de Yucatán es débil y el amplio núcleo de la corriente se aleja de la costa (aproximadamente 200 millas náuticas). En primavera empieza a conformarse un núcleo más estrecho y con más vigor. Para fines de primavera, verano y principio de otoño, la corriente de Yucatán es fuerte; corrientes de 2 m/s pueden observarse en el núcleo. Para final de otoño la corriente disminuye su intensidad considerablemente y el núcleo empieza a ensancharse y alejarse de la costa.