Las acciones de política industrial propician la colaboración entre el gobierno y el sector privado para desarrollar los sectores con mayor impacto en el crecimiento económico y, también, procura un crecimiento regional más balanceado en las regiones explotando sus ventajas comparativas y aprovecha las derramas de conocimiento y las economías de escala para fomentar el desarrollo económico.

 

Los objetivos de la política industrial se centran en proporcionar información a los agentes económicos; implementar acciones e instrumentos específicos como la promoción del capital humano y financiamiento y, en coordinar, focalizar y priorizar las acciones conjuntas entre el sector privado y los distintos órdenes de gobierno.

 

Los programas implementados por la Secretaría de Economía tienen como directrices los siguientes objetivos:

 

  • Fortalecer y desarrollar el mercado doméstico con la misma solidez que el externo.
  • Fortalecer las industrias infantes que cuenten con ventajas comparativas.
  • Incrementar la innovación, la promoción del capital humano y el intercambio de tecnología entre las industrias.
  • Proporcionar información a los agentes para resolver las distorsiones de mercado, en particular, información asimétrica y coordinación de agentes.
  • Coordinar, focalizar y priorizar las acciones conjuntas entre el sector privado y los distintos órdenes de gobierno.