La culminación de la transición a la TDT ya trae consigo mejoras en la calidad de vida de los ciudadanos, para  tener un mejor acceso a la información y el conocimiento, gracias a un proceso exitoso que apoyó a la economía nacional, ya que todos los televisores entregados fueron hechos en México. 

Otro de los grandes beneficios es el ahorro de hasta un 60% en el consumo de energía eléctrica, que está reflejado en un pago menor por el consumo de luz.

Además, la señal es más nítida, con mejor sonido, más canales de televisión y mayor competencia, además de que aumentó el contenido y la programación, con servicios orientados a las personas con debilidad auditiva o visual. 

Con la liberación de la banda de 700 MHz se creará la #RedCompartida, que hará posible que los servicios de banda ancha e internet estén disponibles a un menor costo y con mayor calidad, con el fin de que también llegue a los lugares más apartados del país. 

No hay que olvidar que México es el primer país de Latinoamérica en lograr la Transición a la TDT, a través del programa social tecnológico más exitoso del mundo, ya que es la única nación que ha apoyado a la población de escasos recursos con la entrega de un televisor digital. 

Como mandato constitucional se dotó a uno de cada tres hogares mexicanos de mayor necesidad con un aparato digital, lo que generó un impacto positivo en las familias beneficiadas, ya que ahora están mejor conectadas a la nueva era digital.