La anticoncepción de emergencia es un método que las mujeres pueden usar como respaldo y en caso de emergencia, dentro de los primeros días posteriores a una relación sexual no protegida, con el propósito de prevenir un embarazo no deseado o no planeado. Para mejorar su eficacia, este método debe utilizarse preferentemente durante las primeras 72 hrs. después del coito no protegido o cuando se sospeche la falla de un método local, de barrera u otro. Aunque la eficacia disminuye puede ser útil hasta 120 horas después del evento. De acuerdo a la NOM-005- SSA2- 1993, de los servicios de planificación familiar, se le conoce como anticoncepción hormonal postcoito.