A tres décadas de conocer el Sida, el tratamiento antirretroviral ha cambiado el panorama del VIH/Sida en México, al pasar de una enfermedad mortal a un padecimiento crónico, y en un futuro cercano puede vislumbrarse el cumplimiento de un objetivo ambicioso, pero realizable: una generación con cero infecciones y cero muertes por esta epidemia.
Con este propósito, México ha comprometido una intervención nacional que permita reducir en 84.6% la incidencia para el año 2018 y lograr a futuro, la primera generación libre de VIH. Este indicador es una prioridad nacional, y puede alcanzarse con la participación conjunta del gobierno y la sociedad.
Para prevenir nuevas infecciones, la Secretaría de Salud considera que es indispensable llevar la prevención al máximo nivel, y para conseguirlo refuerza sus acciones para la detección y tratamiento oportunos, ampliar el acceso efectivo a pruebas, eliminar el VIH perinatal, y asegurar servicios de atención y calidad, entre otras.
Asimismo, el Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH/Sida impulsa diversas acciones como el Programa de Acción Específico Respuesta al VIH, Sida e Infecciones de Transmisión Sexual, a través del cual se distribuyen 8.8 millones de piezas de preservativos masculinos en todo el país.