1. OBJETIVOS
Los objetivos que se pretende cumplir con el presente protocolo son:
1.El usuario será capaz de identificar, mediante criterios de diagnóstico internacionalmente aprobados, al sujeto con obesidad a través de herramientas clínicas y antropométricas disponibles en el primer nivel de atención.
2.El usuario asimilará los conceptos fundamentales de epidemiología y fisiopatología de la obesidad, así como de su clasificación, lo cual es indispensable para normar conductas terapéuticas y de prevención primaria y secundaria.
3.El usuario dispondrá mediante este protocolo de las herramientas y diagramas de flujo necesarios para individualizar la evaluación diagnóstica y terapéutica dirigida a sujetos con obesidad.
4.El usuario implementará medidas de prevención primaria y secundaria respecto a la obesidad mediante la identificación de sujetos con riesgo de desarrollar esta o sus complicaciones.

2. JUSTIFICACIÓN
Actualmente cerca del 70% de la población mexicana entre 30 y 60 años padece sobrepeso y obesidad. Al comparar la prevalencia de sobrepeso y obesidad entre el año de 1988 (ENNI) y el año de 1999 (ENN II) en las mujeres en edad reproductiva, y las prevalencias entre 1994 (ENEC) y el año 2000 (ENSA 2000), tanto en hombres como en mujeres mayores de 20 años de edad, se observa que entre 1988 y 1999 la prevalencia de sobrepeso y obesidad incrementó cerca del 70 % (de 35 a 59 %): el sobrepeso (IMC de 25 a 29.9 kg/m2) cerca de 50 % (de 24 a 35 %), y la obesidad (IMC≥30 kg/m2) 150% (de 9 a 24 %). Los resultados obtenidos por Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT 2006), muestran que alrededor de 30% de la población mayor de 20 años (mujeres, 34.5 %, hombres, 24.2%) presentan obesidad. La prevención primaria de la obesidad, así como la prevención secundaria (de complicaciones crónicas de esta enfermedad) es altamente costo efectiva. El objetivo principal de su tratamiento es retrasar o prevenir la aparición de otras comorbilidades como diabetes mellitus, dislipidemias e hipertensión arterial. El diagnóstico oportuno y la modificación de
los factoresde riesgo han demostrado ser armas útiles para alcanzar las metas del tratamiento. Sin embargo, con frecuencia no se realiza el diagnóstico y los pacientes permanecen en obesidad por años. En un porcentaje significativo de los casos, las causas de la ineficacia del tratamiento son atribuibles al médico y/o a la falta de adherencia del paciente a su tratamiento, la cual puede ser modificada con la participación del personal de salud.