A nivel mundial, en 2012, se estimaron 35.3 (32.2 a 38.8) millones de personas viviendo con el VIH, cifra que ha aumentado considerando que ahora más personas tienen acceso a la terapia antirretroviral y, por ende, sobreviven más tiempo. El número de nuevas infecciones por VIH se
estiman en 2.3 millones (1.9 a 2.7), cifra inferior en 33% a lo estimado en 2001 que era de 3.4 (3.1 a 3.7). En el mismo sentido, ha disminuido el número de muertes por sida con 1.6 (1.4 a 1.9) millones de muertes en 2012, debajo de los 2.3 (2.1 a 2.6) millones en 2005.

México se clasifica como un país con una epidemia estable y concentrada, es decir, la prevalencia de infección por el VIH se ha mantenido en un subgrupo de la población, como son mujeres transgénero con una prevalencia del VIH de 20.0%, hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH) de 17.0%, hombres trabajadores sexuales de 18.2% y personas usuarias de drogas inyectables con 5.8%, y entre las mujeres embarazadas de zonas urbanas es menor al 1.0%.

En el 2013, la prevalencia estimada de VIH en población de 15 a 49 años, es de 0.23%. Se estiman 180 mil personas viviendo con este virus en todas las edades (140 a 230 mil) y una tasa de mortalidad de 4.2 por cada 100 mil habitantes (2012).

Las acciones en respuesta al VIH y sida tienen más de 25 años, periodo en el cual se han logrado avances innegables en diferentes áreas de la prevención, atención, disminución del estigma y discriminación, como resultado de políticas públicas impulsadas por diversos actores estratégicos e instituciones públicas; así como de la movilización social y participación activa de las organizaciones de la sociedad civil y personas con VIH del país.

El Programa de VIH, Sida e ITS 2013-2018, contiene ocho capítulos. En el capítulo I se establece el marco conceptual que da contexto al desarrollo del Programa; en el capítulo II aparece el marco institucional, el cual detalla los aspectos jurídicos y normativos que fundamentan el presente Programa. En el capítulo III se presenta el diagnós tico de la situación actual de la epidemia del VIH, sida y otras ITS, que incluye las necesidades en salud, los avances en el control y la prevención del VIH y sida hasta 2013 y los retos de la presente Administración. El cuarto capítulo presenta la vinculación con el Plan Nacional de Desarrollo (PND) y el Programa Sectorial de Salud (PROSESA), 2013-2018.

En la Organización del Programa, capítulo V y VI, se listan los objetivos, las estrategias y las líneas de acción, así como las metas e indicadores nacionales, como plan estratégico de acción en el corto y mediano plazo.

En el capítulo VII se establecen los niveles de corresponsabilidad en las diferentes instituciones que conforman el Sistema Nacional de Salud, para el logro de las metas definidas en esta Administración. Por último, en el apartado VIII, el Programa señala el sitio web donde la población podrá tener acceso al programa y sus avances en el cumplimiento de sus metas.

Bajo este contexto, se establece que el Programa emana de las instituciones rectoras, tiene carácter nacional, y es imperativo para las instituciones que forman parte del Sector Salud. Sumado a lo anterior, es fundamental la coordinación, vinculación y cooperación de otros sectores públicos, privados,organizaciones no gubernamentales, académica, y personas con VIH, para el logro de los resultados esperados.

La rectoría está a cargo de la Secretaría de Salud, a través de la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud y el Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH y el sida (Censida), tal y como lo establece la Ley General de Salud.

Censida