En este sentido, el Sistema Nacional de Salud debe mejorar la equidad y la eficiencia, lo que implica fortalecer la rectoría que ejerce la Secretaría de Salud a través de la regulación, la supervisión, la evaluación, el control y la transparencia de los programas que forman parte del sistema. Asimismo, se debe avanzar hacia la integración de un sistema universal de información y promover la cooperación internacional. En consecuencia, es necesario consolidar los procesos de obtención de información confiable y oportuna del sector, para que pueda ser empleada en la elaboración de políticas públicas y la toma de decisiones, y sirva además como instrumento de cohesión entre las distintas instituciones que lo conforman.

Estos elementos son los que sustentan el Programa de Acción Específico 2013-2018 “Evaluación del Desempeño”, en el cual se definen los objetivos, estrategias y líneas de acción que permitirán fortalecer la rectoría de la Secretaría de Salud en esta materia durante la presente administración.