El propósito de las Pautas para la prevención y la atención de las adicciones en universidades, institutos y escuelas de educación media superior y superior en México es ser una guía de buenas prácticas de las acciones que efectúan las universidades, escuelas e instituciones educativas de los niveles medio superior y superior en

México, con el fin de mejorar las condiciones de salud integral de los alumnos matriculados y así promover que sus planteles sean espacios propicios para enriquecer las actividades académicas.

Asimismo se pretende dar a conocer las estrategias que estas instituciones utilizan para hacer el diagnóstico y la detección de estudiantes en riesgo de consumo de sustancias adictivas, y realizar un recuento de las experiencias en procesos vinculados con la promoción del autocuidado y la salud integral de sus estudiantes así como las estrategias que han establecido para la prevención de las adicciones en sus comunidades.

La presentación de dichas experiencias permiten reconocer los esfuerzos efectuados en materia de prevención y control del consumo de drogas por parte de las instituciones de educación superior, entre estos, la redes universitarias tales como la Red Nacional de Universidades para la Prevención de las Adicciones

(REUNA), en la cual participan instituciones como la Universidad Nacional Autónoma de México, el Instituto

Politécnico Nacional, el Tecnológico de Monterrey y otras instituciones educativas de entidades como

Aguascalientes, Puebla, Jalisco, Colima y Michoacán; entre las iniciativas de REUNA para brindar atención al fenómeno de las adicciones, se pueden observar diferentes enfoques que van desde los salubristas, los humanistas, los cognitivos; hasta aquellos dirigidos a atender esta situación problemática, especialmente la reducción de la demanda y la reducción del riesgo.

La importancia de atender el tema de prevención de las adicciones para beneficio de la educación media superior y superior radica en que son los adolescentes y los jóvenes estudiantes los más perjudicados y, por desgracia, también mayormente involucrados en este fenómeno dadas las características de esta población y la situación socioeconómica de la misma; ellos y ellas son una preocupación legítima para toda sociedad debido a que representan un valioso capital humano, y serán los responsables de la producción de conocimiento que requiere el país para encontrar soluciones a los problemas más acuciantes, como la seguridad alimentaria, el cambio climático, la gestión del agua, el diálogo intercultural, la energía renovable y la salud entre otros.

No todo está resuelto para que los espacios universitarios y su dinámica sean plenamente favorables para sus integrantes. Esta situación ha sido analizada y difundida por nuestra máxima casa de estudios, la

Universidad Nacional Autónoma de México, a través del documento Elementos para la Construcción de una Política de Estado para la Seguridad y la Justicia en Democracia,en el cual se han planteado retos en el orden de justicia y de seguridad que incluyen el fenómeno de las adicciones, con base en la información de las encuestas más recientes, cuyos principales hallazgos destacan, entre otras cosas, que: a) existen importantes incrementos en el consumo de marihuana y cocaína por los jóvenes en el país y, b) que el consumo de drogas pasó del 3.33% en 1998 al 6.8% de la población de 12 a 65 años de edad en 2008. En este sentido, también se hace una ponderación alentadora en torno de la comprensión del problema, al evidenciar el hecho de que el 81% de la población no consume drogas, sólo el 14% está expuesto a ellas, 5.2% las consume sin signos

de dependencia y sólo el 0.6% requiere ayuda especializada.