El virus del Ébola causa una enfermedad aguda grave que puede llegar a ser fatal. Esta enfermedad se detectó por primera vez en 1976 en dos brotes epidémicos ocurridos en las regiones de África: Sudán y República Democrática del Congo. La aldea en la que se produjo el segundo brote se ubica cerca del río Ébola, que da nombre al virus.