La asociación que existe entre el consumo de drogas y la infección por el VIH/SIDA representa una problemática que preocupa a la sociedad, tanto en el ámbito nacional como en el internacional; a gobiernos, grupos e instituciones sociales y privadas de diferentes sectores, y de manera particular a las del sector salud. Su atención involucra a diferentes organismos internacionales que trabajan con el propósito de definir estrategias para evitar, o al menos limitar, los efectos de la transmisión del VIH/SIDA y otras infecciones entre consumidores de drogas.