ANTECEDENTES
El concepto de Unidades de Especialidades Médicas UNEMEs EC surge del MIDAS (Modelo Integrado de Atención a la Salud), al contemplar la necesidad de una “nueva clasificación de unidades” vinculadas a “esquemas innovadores de inversión y operación”, tendientes a alcanzar una “cobertura integral de servicios”, particularmente en el rubro de la alta especialidad.
El diseño de las UNEMEs EC pretende dar respuesta, bajo un “programa médico-arquitectónico modular” y múltiples “servicios ambulatorios” de salud “adecuadamente organizados y programados” para incrementar el nivel de atención, a las demandas regionales de servicios, con particular énfasis en los “padecimientos denominados de gasto catastrófico”. El objetivo inicial de las UNEMEs EC era “coadyuvar a disminuir los actuales índices de saturación y costos de operación en los hospitales”, en su funcionamiento como receptor de servicios de demanda crítica.
La alternativa para disminuir la mortalidad de las enfermedades crónicodegenerativas es la prevención a todo lo largo de la historia natural de la enfermedad. Acciones aplicables a la población con seguro popular de primera instancia y a la población en general en segunda instancia para combatir las “enfermedades crónicas no transmisibles” (ECNT) han sido propuestas por el gobierno federal en la “estrategia nacional de promoción y prevención para una mejor salud”. 
Se requieren de acciones específicas para la prevención y tratamiento de los casos en riesgo. Una alternativa factible es la creación de unidades médicas de especialidad (UNEMEs EC) diseñadas para las ECNT sobrepeso, obesidad, riesgo cardiovascular y diabetes). En ellas, se realizará la evaluación integral, la educación del paciente sobre su salud, la identificación de las metas de tratamiento, el diseño de esquemas de seguimiento a largo plazo, la prescripción efectiva y personalizada de programas de alimentación y actividad física, la identificación de barreras para alcanzar la adherencia, la inclusión de la familia y el tratamiento farmacológico de la diabetes, hipertensión arterial, obesidad y dislipidemias, además de la detección
oportuna de las complicaciones.
Las intervenciones incluyen la participación de un grupo multidisciplinario entrena do ex profeso, el empleo de materiales educativos, la participación en escuelas y centros de trabajo y el desarrollo de grupos de ayuda mutua. La eficacia de la intervención se evalúa en forma sistemática mediante indicadores cuantitativos predefinidos.
El conjunto de acciones de las UNEMEs EC resultarán en ahorros al sistema de salud. En suma, los retos para alcanzar un tratamiento efectivo son múltiples, sin embargo, estos son identificables y existen soluciones.
Para confrontar los retos que representan la diabetes y las enfermedades cardiovasculares, deberemos ofrecer un manejo efectivo a los casos afectados para reducir la tasa de complicaciones crónicas.
Las razones para la falta de eficacia del tratamiento de las enfermedades crónicas son múltiples. Su manejo se fundamenta en principios distintos a los de los padecimientos transmisibles. Implica un proceso educativo para entender la enfermedad, cambios significativos y perenes en la conducta, la utilización a largo plazo de múltiples fármacos, además de evaluaciones frecuentes para evaluar la eficacia del tratamiento y la detección temprana de complicaciones.