Los programas de pesquisa o de “tamizaje” mastográfico en mujeres asintomáticas o sin lesiones palpables, tienen como objetivo la detección del cáncer de mama en estadios tempranos, que cuando el estudio se realiza en mujeres que tienen o han tenido sintomatología previa. Esto permite al médico ofrecer a la mujer un tratamiento oportuno y reducir las posibilidades de tratamientos mutilantes. La visualización de las imágenes mastográficas para poder demostrar microcalcificaciones o masas inferiores a 0,5 mm y 0,2 mm de diámetro respectivamente, que indiquen algunas de las características de malignidad, deben tener una excelente calidad y ser obtenidas con equipos y técnicas especiales.

Por lo anterior es importante tener en mente que la calidad de la imagen es una pieza importante para poder establecer los estándares de calidad obtenidos en condiciones óptimas que debe mantenerse en cada estudio y para ello, resulta necesario llevar a cabo programas de control de calidad específicos y que deben ser más estrictos en mastografía que para la mayoría de los equipos de rayos X.