El objetivo general es facilitar un espacio de debate que contribuya a ampliar una respuesta eficaz y sostenible ante el VIH en la región de América Latina y el Caribe, mejorando un enfoque combinado e integral de prevención del VIH con miras a alcanzar y sostener las nuevas metas “90-90-90” para el 2020 y acabar con la epidemia de sida como problema de salud pública en el 2030.