La lactancia materna representa una importante vía de transmisión del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), pues entre el 5 y 20 % de los hijos e hijas de mujeres con VIH, podrían ser infectados durante la lactancia.