Los niños como pasajeros

Todas las personas deben ir situadas en los lugares determinados y acondicionados para ello en el vehículo. Cuando en el vehículo viajan niños hay que extremar las precauciones y controlar concienzudamente que estos vayan debidamente acomodados en los asientos inflables, adaptados a su estatura y peso y nunca viajen sueltos en el  vehículo.

Los adultos deben comprobar que las ventanillas están completamente cerradas y si es necesario se utilizara la ventilación forzada del vehículo. Las ventanillas abiertas son un peligro.