Los países que en las últimas décadas han logrado avances significativos en su desarrollo social han invertido prioritariamente en mejorar la calidad educativa de su sistema de educación básica.

En nuestro país, este sistema representa los cimientos del proyecto educativo nacional. Es por ello, que las comunidades escolares no pueden permanecer al margen de la atención a problemáticas que, por su gravedad, representan un riesgo de nivel considerable para las niñas, niños y adolescentes que cursan educación básica. En este sentido, merece especial atención el riesgo de consumo de sustancias adictivas, considerado uno de los problemas de salud pública que más estragos causa en términos de salud y desarrollo individual y social.

En atención a nuestra vocación como formadores y en el marco de las estrategias nacionales:

Vivir Mejor y Limpiemos México, así como en apego a lo dispuesto en el Acuerdo Nacional por la Seguridad, la Justicia y la Legalidad; la Secretaría de Educación Pública —mediante el Programa Nacional

Escuela Segura—, refrenda su compromiso de garantizar que las y los alumnos aprendan en un ambiente sano, seguro, confiable y libre de violencia, en donde el respeto a la dignidad y los derechos de las personas sea el principio rector de la convivencia y la organización escolar.

Para lograr lo anterior, el Programa Nacional Escuela Segura ha desarrollado proyectos de difusión, formación y actualización, en temas relacionados con el fortalecimiento de la seguridad escolar como es la prevención de las adicciones. En este esfuerzo, el Programa ha contado con el apoyo continuo del Consejo Nacional contra las Adicciones (conadic), ya que tanto el sector educativo como el sector salud, asumen que el impacto de las adicciones en la población escolar es un asunto de interés colectivo que merece la intervención de toda la sociedad, en virtud de que, para afrontarlo, es indispensable la participación, el compromiso y sobre todo la colaboración de personas e instituciones que por su relación con la escuela y por la naturaleza de su labor, están en condiciones de coadyuvar en los procesos de prevención de las adicciones.

Como resultado de este compromiso de colaboración, el Programa Nacional Escuela Segura y el conadic, pusieron en marcha en el año 2008 la Estrategia Nacional de Capacitación en Prevención de Adicciones para docentes de Educación Básica, cuyo propósito se centra en brindar a los colectivos escolares herramientas teóricas y metodológicas para participar como agentes de prevención y de contención entre la población en edad escolar en torno al consumo de tabaco, alcohol y otras drogas.