La transmisión vertical del VIH y la sífilis congénita son dos asuntos prioritarios de la agenda nacional, por ello se ha previsto realizar distintas acciones en los programas nacionales de prevención y control del VIH/SIDA e ITS desde el año 1997. Entre las acciones destacables está la posibilidad de otorgar a las mujeres embarazadas con VIH, tratamiento antirretroviral.

Asimismo México se ha sumado a las iniciativas internacionales 
como la propuesta por el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA) alineando sus estrategias programáticas para cumplir los objetivos de disminuir este tipo de transmisión para el 2015.