La salud es un derecho de los mexicanos y de los yucatecos y representa un bien estratégico para el desarrollo del país y el estado, por esto se requieren programas que reconozcan e identifiquen las nuevas y cada vez más complejas necesidades de la población y aproveche las oportunidades para ampliar su cobertura, calidad y eficiencia.
Este esfuerzo considera: articular y organizar a los diferentes esquemas de aseguramiento así como a los proveedores de servicios de salud para hacer más eficiente al sistema; incrementar la infraestructura; garantizar el suministro de medicamentos y material de curación; dar mayor importancia a políticas de promoción, prevención y en el sentido más amplio mejorar la calidad y calidez en la prestación de los
servicios. 
Por lo anterior merece especial atención la transición demográfica y epidemiológica que se presenta en nuestro país que explican en gran medida la elevada presencia de las enfermedades crónicas no transmisibles. En México se reportan anualmente más de 60 mil muertes y 400,000 casos nuevos de diabetes, que se acumulan a los 8 millones de pacientes con diabetes conocida (casos prevalentes) de los cuales la diabetes tipo 2
representa el 97% de los casos.