Hoy en día el Estado de Sonora atraviesa una transición epidemiológica cuyos efectos se hacen presentes en la carga de morbilidad y mortalidad. Esta transición se define por factores económicos y sociales, estilos de vida y situaciones como el sedentarismo, dieta inadecuada, consumo de drogas y/o alcohol, así como otras problemáticas. 
Y como resultado de dicha transición las Enfermedades Crónicas No transmisibles (ECNT) van en aumento en nuestra población; ocupando la Diabetes Tipo 2 el décimo lugar en cuanto a morbilidad se refiere, siendo el grupo etario de 50 a 59 años donde se mostró mayor prevalencia durante el 2013. Sin embargo cabe mencionar que en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2012 como parte de esta misma transición demostró que las Enfermedades Crónicas No Transmisibles se están presentando desde edades más tempranas. Mostrando el siguiente comportamiento en la población de 20 años y más en Sonora:
• 7,556 pacientes bajo tratamiento de Obesidad, de los cuales el 32.84% se encuentra controlado.
• 9,794 pacientes bajo tratamiento por Diabetes Tipo 2; obteniendo en el 39.5% un adecuado control.
• 2,508 pacientes con tratamiento para Dislipidemias; logrando un control en el 39.71%.
• Se tienen 18,545 pacientes con Hipertensión Arterial y de esta cifra el 46.6% se encuentra controlado.
• 2,508 pacientes con Síndrome Metabólico con el 39.71% en control.
Estas cifras nos muestran que Sonora se encuentra cursando una doble transición: demográfica refiriéndose al envejecimiento poblacional; y epidemiológica, traducida en el aumento de las Enfermedades Crónicas No Transmisibles como la Diabetes Tipo 2.
En una perspectiva más particular, según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), una persona con sobrepeso gasta 25% más en servicios de salud, gana 18% menos que el resto de la población sana y presenta mayor ausentismo laboral. Los egresos hospitalarios por enfermedades no transmisibles representan 43.5% y de igual forma la mortalidad hospitalaria por dichas enfermedades representa el 73% del total de muertes.
En los últimos años dada la incidencia acelerada de las Enfermedades Crónicas No Transmisibles el
Sistema de Salud se vio en la necesidad de orientar la atención hacia el tratamiento curativo de
dichas enfermedades; sin embargo en la actualidad es importante trabajar arduamente con los
distintos actores determinantes para el bienestar en salud como son el Sector Público, la Iniciativa
Privada y la Sociedad Civil con el fin de dirigir los esfuerzos hacia la instauración de estrategias de
prevención sustentables que nos permitan evitar desde edades tempranas que estas enfermedades
se presenten en la edad adulta.
Dr. José Jesús Bernardo Campillo García
Secretario De Salud Del Estado De Sonora