El bienestar de la población nayarita depende en gran medida del estado de salud; como elemento fundamental para el desarrollo económico del estado.
Solo atreves de una población sana y del desarrollo de habilidades y competencias tendremos un Nayarit competitivo con desarrollo económico, social y cultural.
Porque existe un incremento constante de la incidencia y las complicaciones así como la repercusión familiar y
económica del sobrepeso, la obesidad y las enfermedades no trasmisibles de manera particular la diabetes mellitus tipo 2, representan una emergencia sanitaria, afectando de manera importante la productividad individual y colectiva, el desempeño escolar y el desarrollo económico del estado.
Por tal motivo es tiempo de realizar intervenciones en este Nayarit incluyente que con el esfuerzo de todos podremos disminuir esta incidencia que nos preocupa pero más nos ocupa para disminuir el sobrepeso
la obesidad y las enfermedades no transmisibles.
La transición epidemiológica nos expresa un incremente en la presentación de enfermedades no trasmisibles como principal factor de morbilidad y mortalidad en el estado; considerando por primera vez la reducción de esperanza de vida a futuras generaciones.
El sobrepeso, la obesidad y la diabetes son un problema complejo multifuncional, individual, familiar, social y cultural; potencializado por la desigualdad social, económica y estilos de vida poco saludables entre los que destaca: falta de activación física, alimentación inadecuada, el sexo inseguro, el consumo de tabaco, alcohol y drogas.
De acuerdo con la encuesta nacional de salud y nutrición (ENSANUT 2012) y los niveles actuales de sobrepeso, obesidad y diabetes representa un incremento de recursos especializados, medicamentos tecnología que imponen a los servicios de salud altos costos para su atención y una amenaza de colapso económico a los servicios de salud.