La salud es una condicionante del desarrollo y del bienestar colectivo, en la cual la responsabilidad del estado va hoy más allá de brindar tratamiento a las enfermedades, la prevención de éstas y la promoción de buenas prácticas de vida, se hacen necesarias ante la gran disyuntiva de enfrentarse a una nueva epidemia de enfermedades no transmisibles que disminuyen la calidad de vida de las personas e incrementan el riesgo de presentar padecimientos concomitantes que en determinado momento repercuten en el desarrollo integral de las sociedades.
En la construcción de un Hidalgo incluyente, equitativo, competitivo y democrático, se debe garantizar
el acceso a oportunidades que permitan a hombres, mujeres, adolescentes y niños desarrollar sus capacidades para ejercer plenamente sus libertades y derechos, aprovechando su potencial productivo y creativo a fin de mejorar sus condiciones de vida.
La protección a la salud de los hidalguenses es una prioridad que requiere de estrategias integral es, diferenciadas, que fortalezcan y amplíen la lucha contra los riesgos sanitarios favoreciendo la cultura de la salud y el desarrollo de oportunidades para elegir estilos de vida saludables. Es por ello que el estado tiene la obligación de garantizar una mayor cobertura y acceso a los servicios de salud con altos niveles de calidad para responder de forma eficaz y con oportunidad a la demanda de atención preventiva y curativa de los padecimientos de la población, con un trato humanitario y digno.
El Estado de Hidalgo enfrenta una agenda compleja de salud pública, en el perfil epidemiológico se incrementa la prevalencia de las enfermedades crónico-degenerativas y lesiones, respecto a los padecimientos infecciosos, esta transición se asocia a diversos determinantes y al creciente desarrollo de riesgos elacionados con estilos de vida poco saludables; cuyas condiciones obligan a implementar intervenciones efectivas, que fortalezcan las acciones de prevención y promoción como las alternativas más viables para evitar estas enfermedades.
El desafío global que representan las enfermedades crónico degenerativas se consideran un problema creciente de Salud Pública, al ser una de las principales causas de morbilidad, discapacidad y muerte prematura en la población hidalguense, así también al ocasionar altos costos en el cuidado de la salud, situación que supera la competencia de una institución o del sector salud en su conjunto, al tratarse de un
problema multicausal exige la construcción de un sistema de salud planeado, eficaz, eficiente y transparente que garantice la protección del estado de bienestar de los ciudadanos.