La fiebre chikungunya es una enfermedad viral que se transmite a través de la picadura del mismo mosquitos infectados del género Aedes Aegypti y Aedes albopictus, que también contagian el dengue.
La enfermedad se descubrió por primera vez en Tanzania en 1952. Desde entonces se ha dispersado por países de Asia y África. En el continente americano se detectó en diciembre de 2013. El primer caso en nuestro país se detecto a finales del 2014 en el estado de Chiapas, y actualmente se ha extendido en 18 entidades.
Actualmente, no hay una vacuna o medicamento para evitar la infección por este virus y hasta ahora no se han registrado defunciones por fiebre chikungunya en México. Sin embargo, las medidas de saneamiento básico y protección personal son las mejores prácticas de prevención para evitar enfermar.
El Sistema de Vigilancia Epidemiológica de la Secretaría de Salud, está preparado para enfrentar cualquier brote de ésta o cualquier otra enfermedad que se registre en el país; no obstante, es importante que se mantengan las acciones de fumigación, limpieza de cementerios, parques, jardines y drenaje, que es en donde prolifera el mosquito transmisor.