Tres son los acontecimientos que han motivado la posibilidad de una cura.
El primer gran acontecimiento fue la introducción del Tratamiento Antirretroviral Altamente Activo (TARAA)
El segundo hallazgo importante ha sido la identificación de una forma de infección latente por el VIH en los linfocitos TCD4+, lo cual permite la persistencia y replicación a pesar del
TARAA. Lo anterior es considerado un obstáculo para la cura del VIH en la actualidad.
El estudio y conocimiento sobre los mecanismos de latencia, han permitido la creación de estrategias y ensayos encaminadas a su eliminación, con resultados poco esperanzadores. Por más de una década se creía imposible la cura del VIH. Sin embargo, los últimos, reportes de casos en el 2009 y en 2013, de pacientes con cura, han despertado el interés de la comunidad científica a nivel mundial para buscar la cura contra el VIH.
Censida