La necesidad de rendir cuentas a la sociedad y disponer de estimaciones confiables que contribuyeran a la toma de decisiones informadas, en materia financiera, motivó a que el Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva solicitara en 2004 al Centro de Investigaciones en Sistemas de Salud del Instituto Nacional de Salud Pública, la generación de las cuentas en salud reproductiva y equidad de género (CSRyEG). Haciendo cuentas el proyecto ha madurado satisfactoriamente y a 10 años de su inicio, ha fructificado en una serie de reportes financieros sobre salud reproductiva única en el mundo. Dentro de las múltiples virtudes atribuibles a los productos generados a partir del proyecto de cuentas en salud sexual y reproductiva, destaca la de ser una herramienta para visibilizar las respuestas financieras del sistema de salud mexicano a los cambios gestados a partir de compromisos internos y externos al propio sistema de salud (tanto del ámbito local como internacional) en los aspectos relacionados con la salud sexual y reproductiva.

Una implicación obligada de los cambios previamente señalados alude a transformaciones en la composición y distribución del gasto el cual se ha redireccionado con el propósito de satisfacer las necesidades de salud sexual y reproductiva de la población excluida de la seguridad social. En este contexto, cada uno de los ejercicios contenidos en el proyecto de CSRyEG, a lo largo de sus diez años, se han enfocado en generar evidencia para entender y dar respuesta a preguntas como: ¿Cuánto se gasta en programas y acciones de salud reproductiva? ¿Quién paga qué? ¿Qué se compra? ¿Quién produce los servicios? ¿Quién se beneficia de este gasto?

Los datos generados a través de la serie de las CSRyEG contribuyen a entender mejor el sistema de salud y a tener una visión financiera integral de las reformas implantadas en el sistema de salud en esta última década. Por ello, constituyen una fuente de información útil para diseñadores de políticas y tomadores de decisiones a nivel operativo, responsables de programa, académicos y organizaciones de la sociedad civil. A los primeros, les proporciona herramientas para mejorar el desempeño de sus programas; a los académicos así como a los responsables de programas, les permite evaluar eficiencia y equidad de la provisión de servicios; y a las organizaciones de la sociedad civil, comprometidas con la defensa de los derechos reproductivos, se les ofrece información necesaria para monitorear el cumplimiento de las metas del gobierno.

En este décimo volumen, al igual que en los reportes previos, el lector podrá encontrar los resultados de la estimación del gasto en salud reproductiva y equidad de género para el año 2012; así como un análisis detallado de los cambios en las tendencias del gasto para el periodo 2003-2012.

Nuestro reto continúa siendo impulsar el uso de esta información relacionándola no sólo con indicadores de necesidades de salud, sino también con indicadores de cobertura o uso de servicios; ello con el objetivo de avanzar hacia análisis del desempeño de los programas y eficiencia en el uso de los recursos públicos. Esperamos que también contribuya a la difusión de la información en un esfuerzo por favorecer la transparencia en el uso de los recursos públicos y la rendición de cuentas.

Ver Cuentas en salud reproductiva y equidad de género. Estimación 2012 y comparativo 2003-2012. CNEGSR