El agua de ríos, tuberías rotas o pozos abiertos, puede contaminarse fácilmente. Por ello, es muy importante que si consume agua de alguna de estas fuentes, siga estas medidas para desinfectar el agua:

1. Con cloro o plata coloidal 

  • Agregue 2 gotas de cloro de uso doméstico (con hipoclorito de sodio al 6%) o plata coloidal por cada litro de agua 
  • Déjela reposar en un recipiente de plástico o vidrio por 30 minutos antes de utilizarla y consérvela tapada 

2. Hirviéndola 

  • Durante 5 minutos a partir del primer hervor 
  • Mantenga el agua en un recipiente limpio y con tapa 
No olvide mantener limpios los recipientes donde almacena el agua, lavélos y tállelos con agua, jabón y cloro.