Conducir a exceso de velocidad incrementa notablemente el riesgo de sufrir un percance de tránsito y que las lesiones sean más severas.