El propósito de esta publicación es mostrar cómo la visión de género aplicada a la investigación en salud pública es un elemento indispensable para lograr un abordaje integral de la variada temática en torno a la relación salud-enfermedad y su atención.

La información que brindan las investigaciones nos da la oportunidad de conocer de manera más objetiva y amplia los problemas reales que afectan de manera diferenciada a las mujeres y a los hombres y que requieren soluciones nuevas, plasmadas en políticas públicas, líneas de acción y actividades concretas tendentes a lograr niveles de salud óptimos y garantizar calidad en la atención en condiciones de equidad entre mujeres y hombres en nuestro país.

Hace sólo algunos años que las estadísticas en salud comenzaron a desagregarse sistemáticamente por sexo, lo que de manera consistente ha venido mostrando evidencias de las desigualdades entre mujeres y hombres referentes a la frecuencia de padecimientos atendidos en los servicios de salud en relación con las causas de mortalidad. En el proceso de conocer más objetivamente la situación se añade la aportación que ha constituido el análisis de la Encuesta Continua de Salud 2005, que Laura Mendoza y colaboradores abordan en el artículo de “Indicadores de salud con perspectiva de género”; los autores aportan su contribución en la comprensión de los riesgos y daños a la salud que afectan más característicamente a cada sexo.

En el mismo sentido de profundizar en el conocimiento de las desigualdades en salud entre mujeres y hombres, resultó oportuno saber qué tanto están aportando las investigaciones científicas; de acuerdo con ello, en el artículo de Prudencia Cerón y colaboradores, “Análisis de género e investigación en salud”, se indagó en revistas científicas mexicanas de importantes instituciones qué tanto se desagregan y se analizan los datos por sexo, y qué tanto se aplica la perspectiva de género. Los resultados muestran la necesidad de promover la investigación en salud con perspectiva de género.

En el propósito de lograr la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres en el área de la salud resulta importante conocer la situación ocupacional de los recursos humanos que se encargan de proveer atención. Gustavo Nigenda y Arturo Ruiz contribuyen en ese sentido con “Recursos humanos en el sector salud: un acercamiento con enfoque de género”. Su principal hallazgo es que a pesar de ser un área que concentra un mayor número de mujeres que de hombres, la constante es que ellas presenten situaciones de empleo más desfavorables que implican un gran desperdicio de capital humano.

Otro tema de particular interés en el rubro de la atención a la salud fue abordado en el artículo de Ofelia Poblano y colaboradores, “Calidad de la atención médica hospitalaria asociada a género: estudio en cinco estados de la República Mexicana”, en el que en nueve hospitales de cinco estados mexicanos se analizaron las diferencias en la calidad técnica e interpersonal de la atención hospitalaria ofrecida a mujeres y a hombres para tres enfermedades. Su principal conclusión es que existen inequidades de género en la calidad de la atención, manifestadas en las relaciones que establecen los actores del proceso, por lo que es indispensable ampliar los análisis sobre ellas.

En la misma temática de la calidad de la atención, Luz Arenas y colaboradoras, en “Usuaria simulada: análisis de la salud reproductiva en Guerrero, Morelos y Oaxaca”, analizan los resultados de una investigación cualitativa en la que se recogieron percepciones sobre la calidad y calidez de la atención en los servicios, así como información por parte de los proveedores; sus conclusiones indican que se presenta una serie de fallas en los procesos de atención que requieren enormes esfuerzos para ser erradicadas en favor de un trabajo más profesional dirigido a las usuarias.

Isabel Hernández Tezoquipa† y colaboradoras, en “La salud reproductiva de las mujeres en las condiciones de pobreza y los significados socioculturales: una perspectiva desde quienes prestan servicios de atención”, analizan uno de los vínculos entre quienes prestan servicios de salud y usuarias, en particular se refieren a la visión del personal médico, de enfermería y de auxiliares respecto de las características socioculturales de la población que acude a los servicios de salud reproductiva. Las autoras afirman que el personal podrá obtener mejores resultados en la medida en que sea sensible a las condiciones socioculturales de la población que atiende.

Ver Compilación. Una Mirada de Género en la Investigación en Salud Pública en México