El Código de Conducta de la Secretaría de Salud establece una guía de comportamiento esperado del personal, siempre con referencia a las prácticas comúnmente aceptadas en las y los profesionales de la salud y las obligaciones laborales contraídas, y se basa en los principios fundamentales de la Bioética. Fortalece asimismo, la identificación del personal con su profesión y con la institución donde labora.