Uno de los principales objetivos del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva (CNEGSR) es proponer y fortalecer las políticas públicas en materia de equidad de género. Para tal efecto, es necesario fundamentar estas políticas en evidencias científicas para obtener información real, poder tomar las mejores decisiones y lograr cambios en salud, en particular, en salud sexual y reproductiva, siempre con base en principios de equidad.

Todo ello implica poner en práctica estrategias de colaboración con las instituciones adecuadas. En este sentido, el CNESGR se ha asociado con el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) para producir este segundo estudio sobre la carga de la enfermedad y sus nuevos desafíos.

En el primer trabajo, elaborado en el año 2005, se obtuvo un diagnóstico sobre la carga de la enfermedad en las mujeres, útil para identificar nuevas necesidades de atención y para crear estrategias de abordaje de varios problemas de salud específicamente en las mujeres. Los resultados del estudio que se presenta en esta ocasión muestran un diagnóstico integral sobre las condiciones actuales que afectan diferencialmente la salud de las mujeres y los hombres en México, desde la infancia hasta la etapa adulta mayor, a lo largo de la línea de vida.

Este trabajo constituye un análisis valioso para aportar propuestas dirigidas a lograr la meta nacional II “México Incluyente” del Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 (PND), el cual incluye: “Asegurar el acceso a los servicios de salud”, al presentar datos útiles para mejorar la salud y atender a la población en situaciones de vulnerabilidad. Asimismo, proporciona elementos para llevar a cabo y alinear las estrategias del Programa Sectorial de Salud, dirigidas a cumplir su objetivo 2: “Asegurar el acceso efectivo a servicios de salud con calidad” y al objetivo 4: “Cerrar las brechas existentes en salud entre diferentes grupos sociales y regiones del país”.

Carga de la enfermedad 1990-2010: nuevos resultados y desafíos integra información de dos décadas, lo cual permite conocer la manera diferencial en que algunos daños en la salud de mujeres y hombres han disminuido, mientras que otros han aumentado a lo largo de la línea de vida. Además, profundiza sobre las causas de muerte prematura, las de discapacidad que acompañan a las personas durante muchos años antes de morir, los factores de riesgo más importantes y los que contribuyen a la definición de la mortalidad, e indica cuáles son las causas que imponen mayores pérdidas de salud a partir del indicador de los años de vida saludables (Avisa) perdidos.

De este diagnóstico de la carga de la enfermedad se desprenden propuestas para intervenciones de políticas públicas que orienten a focalizar acciones para mejorar los indicadores de salud pública en beneficio de las mujeres y los hombres de México en materia de: programas de tamizaje y detección oportuna, que abarcan los defectos congénitos; el cáncer de cérvix y de mama; la insuficiencia renal crónica; la depresión y la demencia senil, así como la incidencia en la disminución de la mortalidad atribuible a diferentes factores de riesgo que se presentan desde muy temprano y que impactan de manera creciente en el curso de vida de las personas.

Un elemento innovador del estudio es que incorpora la perspectiva de los usuarios de los servicios a partir de la experiencia de utilización de los mismos, así como el efecto que tiene el peso de la enfermedad que padecen en su vida cotidiana y en sus familias. Esas voces registradas hablan de los desafíos para atender sus necesidades de información, trato digno, abasto y surtido de recetas, así como de la necesidad de fortalecer los procesos de atención con calidad para responder de manera más integral, efectiva y preventiva a sus problemas de salud, de acuerdo con su género y edad.

Finalmente, celebramos la alianza entre el CNEGSR y el INSP, ya que las evidencias obtenidas a través de este estudio brindan elementos para continuar documentando inequidades en salud y para conocer las brechas de género, lo que permitirá establecer prioridades, evaluar el impacto de los diversos factores de riesgo y de las intervenciones efectivas que tenemos que realizar para lograr una mejor salud pública en el país.

Ver Carga de la enfermedad en México, 1990-2010. Nuevos resultados y desafíos