Centro Nacional para la Salud de la Infancia y la Adolescencia

Si felices los queremos ver, en su desarrollo tenemos mucho qué hacer.


22jpg

¿Por qué los especialistas comentan que los tres primeros años de vida son una etapa clave en el desarrollo de las niñas y niños?

Porque es cuando el cerebro humano aprende más rápido; además, durante esta etapa se establecen las formas básicas de pensar, responder y solucionar problemas, lo que significa que tú como mamá o papá y el entorno que le brindas a tu hija o hijo influirán sobre su forma de afrontar las emociones, relacionarse con los demás, pensar y desarrollarse físicamente.

Nuestro compromiso contigo es:

  • Acompañarte en el Neurodesarrollo de tu hija o hijo menor de 5 años para que conozcas las habilidades esperadas a su edad y juntos las transformemos en competencias que aplicará en sus distintos entornos.
  • Orientarte sobre las opciones que tienes en caso de que tu hija o hijo no presente alguna de estas habilidades para que detectes y actúes oportunamente.

Definiciones del componente

imagen10jpg

¿Sabías que el desarrollo es más que sólo el aumento de tamaño y especialización de algunos órganos?

  • Desarrollo infantil: proceso de cambio continuo, en donde las habilidades se van adquiriendo y afinando conforme se organiza el Sistema Nervioso Central e interactúa con su medio.
  • Neurodesarrollo: Es la organización del Sistema Nervioso Central que permite los cambios y trasformaciones de las habilidades que se presentan en el desarrollo.
  • Estimulación temprana: La estimulación se basa en la expresión de cariño, lenguaje corporal, verbal, juego, saber aprovechar las actividades y materiales cotidianos para cada etapa del desarrollo, de acuerdo a su edad y madurez. Debe ser una situación que se disfrute para quien participa, no debe ser una situación rígida ni forzada.

imagen11jpg

¿Cómo te vamos acompañar en el Neurodesarrollo de tu hija (o)?

Simplemente tienes que acudir a las consultas después del nacimiento de tu bebé indicadas por tu médico. Desde este momento iniciamos nuestro acompañamiento en el desarrollo de tu hija o hijo, el personal de tu Unidad de Salud realizará la primera evaluación del Neurodesarrollo Infantil dentro de la Consulta del Niño Sano y te indicarán si todo se encuentra dentro de lo esperado a su edad.

La evaluación del desarrollo infantil detecta:

imagen12ajpgRiesgo de retraso del desarrollo, no presenta todas la habilidades esperadas para su edad por lo que requiere una evaluación más detallada por personal especializado.

imagen12bjpgRezago en el desarrollo, presenta por lo menos un área en desventaja a lo esperado para su edad, por lo que requiere acudir con más frecuencia al servicio de estimulación temprana en la Unidad de Salud.

imagen12cjpgDesarrollo normal, presenta las conductas y habilidades para su edad.

¡Solicítalas!

Las citas para la siguiente evaluación en tu Unidad de Salud son acorde a la edad y habilidades de tu hija o hijo.

imagen13jpg

Dependiendo de los resultados que se obtengan en la evaluación se te ofrecerá:

  • Acudir a las sesiones de estimulación temprana con frecuencia de cada 15 días o una vez al mes como mínimo, en donde te enseñarán cómo estimularle de la manera más sencilla dentro de tus actividades cotidianas como: la hora de alimentarlo, bañarlo, entre otras.
  • En caso de que no se presenten las habilidades esperadas para su edad, te orientarán a dónde acudir para recibir atención especializada con el objetivo de prevenir complicaciones en su desarrollo.

La estimulación temprana en tu Unidad de Salud.

Está dirigida a todos los menores de cinco años de edad.

El personal de salud te mostrará de manera práctica, individual o grupal (en talleres) cómo estimular a tu hija o hijo en casa durante tus actividades cotidianas, de forma agradable y disfrutable para ambos, sin gasto extra y te guiarán sobre las habilidades ideales a reforzar de acuerdo a lo esperado para su edad; cómo estimular a través del juego y de esta manera brindarle las herramientas necesarias para que logre ser competente en diferentes contextos de su vida diaria.

imagen14jpg

¡Alerta! Ante la presencia de alguno de estos factores o signos acude a tu Unidad de Salud:

  • Lo sientes demasiado flácida (o) o rígida (o).
  • Ausencia de respuesta al sonido.
  • Tiene problemas para comer: se atraganta, se pone morado, presenta problemas para aceptar diversos alimentos.
  • Alteración en alguna parte del cuerpo, asimetría en la movilidad de ojos o expresión facial.
  • Tiene las manos permanentemente empuñadas con el pulgar adentro.
  • Está irritable con frecuencia, a pesar de satisfacer sus necesidades (comer, dormir, entre otras) y cuesta trabajo tranquilizarlo de forma más notoria que otras niñas o niños de su edad.
  • No hace esfuerzos por comunicarse.
  • Muestra indiferencia excesiva al entorno, parece no interesarle nada de lo que sucede a su alrededor.
  • Se frustra mucho cuando se le dificulta hacer algo y deja de hacerlo o se pone a llorar.
  • No hace contacto visual cuando alguien le habla.
  • Come lento.

Ayúdala (o) en casa

imagen15jpg

Intenta crear “una comunidad” a tu alrededor.

  • Intenta participar o generar actividades grupales dentro de tu comunidad.
  • Investiga sobre los talleres de estimulación temprana en tu Unidad de Salud.

Dedica tiempo de calidad a tu hija (o): háblale, jueguen juntos, escuchen música, léele, hagan dibujos, deja que participe poco a poco en la dinámica familiar. Este tipo de actividades te permitirán dedicar tiempo a sus intereses. Además, así conseguirás que tu hija (o) se sienta una persona muy especial e importante. También le enseñarás a comunicarse, esto le servirá para entablar relaciones sanas en el futuro.

Bríndale a tu hija o hijo mucho amor y atención: un entorno cálido y afectivo le ayudará a sentirse segura (o), competente y bien cuidada (o), así como a demostrar la bondad e interés hacia los demás.

Proporciónale pautas y normas consistentes: procura que tanto tú como las demás personas que colaboran en el cuidado de tu hija o hijo sigan las mismas normas. Cerciórate de que éstas se adapten a sus capacidades. Tu actuar le marca el modelo a seguir “practica con el ejemplo”.

¿Qué necesitas para que tu hija o hijo reciba estimulación temprana?

Sólo disposición, acude a tu Unidad de Salud a Consulta de Niño Sano, en donde te informarán, guiarán y enseñarán a aprovechar los momentos cotidianos para disfrutar y aprender juntos.

Tu hija o hijo necesita:

  • sentirse especial, querida (o) y valorada (o),
  • segura (o),
  • crecer en un ambiente saludable, con rutinas establecidas,
  • que la (o) guíes,
  • un equilibrio entre libertad y los límites a respetar,
  • ser expuesta (o) a diversos ambientes donde haya lenguaje, juego, exploración, libros, música y juguetes apropiados a la edad,
  • que acudas a tu Unidad de Salud para que disfruten de todo lo que ofrece la Consulta de Niño Sano y te amplíen la información en cada uno de estos aspectos,
  • jugar con ella o él en ambientes libres (parques).

Sitio para mamás, papás o responsables de menores de edad, relacionados con el tema:

http://www.dailymotion.com/video/x7dolt_el-vendedor-de-asombros-liuba-maria-shortfilms

Si estás especializándote en el tema te recomendamos:

1. Lineamientos para la Estrategia de Estimulación Temprana.3ª Ed. México; Secretaría de Salud; 2014.

2. Smith j. pediatric occupational Therapy and Early intervention. Butterworth-Heinemann. 1993.