Contar con información confiable y completa permite a los profesionales y tomadores de decisiones identificar con mayor precisión y exactitud los problemas, los factores de riesgo y las áreas prioritarias; con ello, se pueden formar estrategias, fijar metas y supervisar el desempeño. El proceso de recolección de datos, adopción de medidas y posterior evaluación es fundamental para cualquier estrategia de seguridad vial. Sin un diagnóstico y una gestión permanente, basada en datos de los principales problemas relacionados con las lesiones viales, no se lograrán reducciones significativas y sostenibles de la exposición al riesgo de accidentes ni de la gravedad de éstos.

“Mejores datos, mejores decisiones… más vidas salvadas”

Los datos permiten diseñar intervenciones precisas y con mayor nivel de efectividad, para ello se requiere contar con datos claros, precisos, oportunos y completos, para que sean analizados y, con ello, disponer de mejores bases para la toma de decisiones. Estos datos pueden ayudar a fortalecer el compromiso político y dar prioridad a la seguridad vial, porque permiten documentar la naturaleza y magnitud del problema de las lesiones causadas por el tránsito, demostrar la eficacia de las intervenciones y ofrecer información más completa sobre el espectro de las lesiones causadas por los incidentes viales.

¿Qué es un observatorio de lesiones?

Es un espacio intersectorial y multidisciplinario orientado al análisis de información necesaria, relevante y confiable sobre lesiones causadas por el tránsito, que, de manera continua y oportuna,permita la definición de indicadores, políticas públicas e intervenciones dirigidas a mejorar las condiciones de seguridad vial en un lugar específico.

“El STCONAPRA impulsa la creación y funcionamiento de los Observatorios Estatales de Lesiones”.

Es decir, se trata de una figura en donde participan y están representadas todas las instituciones relacionadas en la prevención y atención de lesiones causadas por el tránsito, en donde, partiendo de datos recientes y completos, se diseñan e implementan las acciones en un lugar determinado (estado o municipio) con el objeto de prevenir lesiones viales.

¿En qué se sustenta la instalación y desarrollo de observatorios?

Es una realidad que un observatorio requiere de voluntad política y, sobre todo, del involucramiento de todas las instituciones, ya sean públicas o privadas; es por ello que el STCONAPRA, desde 2010, ha sentado las bases que soporten la creación y funcionamiento de los observatorios:

Programa Sectorial de Salud 2013-2018 – que, en el Objetivo 3, plantea reducir los riesgos que afectan la salud de la población en cualquier actividad de su vida; particularmente la Estrategia 3.5, que busca contribuir a disminuir las muertes por lesiones de causa externa, a través de la Línea de Acción 3.5.1, sobre mejorar la calidad y oportunidad de información, a través del fortalecimiento del Observatorio Nacional de Lesiones.

Programa de Acción Específico de Seguridad Vial 2013-2018 – que establece, en la Estrategia 1.1, fortalecer la recolección, almacenamiento, análisis, difusión y aplicación de los datos. Como parte de sus respectivas líneas de acción, gestionar con los Servicios Estatales de Salud a través de los Consejos Estatales para la Prevención de Accidentes la instalación de los Observatorios Estatales de Lesiones (OEL); apoyar a los COEPRA en la recolección, almacenamiento, análisis y difusión de los datos generados por los OEL; capacitar a los responsables de los OEL y directivos, en el uso de información para la toma decisiones; integrar el Observatorio Nacional de Lesiones con base en la información que generada por los OEL y generar documentos técnicos a partir de la información recabada por el Observatorio Nacional y los OEL.

“La voluntad política local es fundamental para lograr la operación de los observatorios”

Estrategia Nacional de Seguridad Vial 2011 – 2020 – publicada en el Diario Oficial de la Federación el 6 de junio de 2011, establece en la Acción Primera, coadyuvar en el fortalecimiento de la gestión de la seguridad vial a través de mejorar la calidad de los datos recolectados, a través de la operación del Observatorio Nacional de Seguridad Vial, Observatorios Estatales y Municipales de Seguridad Vial.

Declaratoria de la XLI Reunión Ordinaria de la Conferencia Nacional de Gobernadores –firmada el 27 de mayo de 2011, en la que los Gobernadores se suman al Acuerdo por el que se da a conocer la Estrategia Nacional de Seguridad Vial 2011-2020.

Acuerdo 26 del Consejo Nacional de Salud tomado en Guadalajara, Jalisco, en 2010, en el que se establece la instalación de los Observatorios Estatales de Lesiones Viales, con la presencia y la firma de los Secretarios de Salud de las Entidades Federativas.

¿Quién forma parte de un Observatorio?

Todas las instituciones relacionadas con la prevención y atención de personas lesionadas en las vialidades.

1. Policía Municipal, Estatal y Policía Federal.
2. Servicios de atención médica prehospitalaria (Cruz Roja, Cruz Verde, ERUM, SUMA, SAMU etc.).
3. Procuraduría General de Justicia.
4. Hospitales públicos y privados.
5. Servicio Médico Forense.
6. Servicios de Salud del Estado.
7. Comunicaciones y Transportes.
8. Caminos y Puentes Federales (CAPUFE).
9. Universidades.
10. Y cualquier otra institución relacionada con la seguridad vial.

La mayor parte de estas instituciones asisten a las reuniones de los Consejos Estatales para la Prevención de Accidentes, en donde se puede promover la instalación de un observatorio estatal de lesiones, con sus objetivos y compromisos, tanto comunes como particulares.

¿Cómo funciona un Observatorio Estatal?

El STCONAPRA, particularmente el Observatorio Nacional de Lesiones, provee las herramientas para el funcionamiento mediante una misma metodología uniforme a nivel nacional, con lo que se busca recoger el mismo tipo de datos y, sobre todo, dar seguimiento a los incidentes viales, desde que ocurren hasta el desenlace, con el alta, egreso hospitalario o certificado de defunción.

Las reuniones ordinarias de los Consejos Estatales para la Prevención de Accidentes y aquellas destinadas a atender la operación del Observatorio permiten el establecimiento de un mecanismo de intercambio de información, mediante el cual éstas comparten al Observatorio las bases de datos para su integración en una sola base, que contenga la información de una manera más completa, oportuna y confiable.

Esto ofrece a dichas instituciones y a las autoridades responsables sustento para la identificación de la magnitud, factores de riesgo y, principalmente, la base para el establecimiento de la política pública nacional, estatal o municipal sobre prevención de lesiones causadas por el tránsito.

A esto se refiere el seguimiento de los incidentes viales; partiendo de la base de datos de la policía, se completa la información utilizando las bases de datos de las demás instituciones, lo que ayuda a generar una sola base de datos, la del Observatorio Estatal.


2png

El STCONAPRA, a través del Observatorio Nacional de Lesiones, ha elaborado un Manual para la implementación de observatorios de lesiones causadas por el tránsito, el cual presenta, de manera detallada, los pasos a seguir para la instalación y operación de los observatorios. Actualmente, se muestra la primera versión, sin embargo, nos encontramos en el proceso de actualización del documento, que se presentará próximamente.

¿De qué manera el STCONAPRA apoya a las Entidades Federativas?

Con base en las atribuciones, el STCONAPRA apoya mediante la dotación de las herramientas informáticas, asesoría, capacitación, acompañamiento y recursos financieros para el proceso de instalación y operación de los Observatorios Estatales.

Durante 2015, se logró completar la instalación de 26 Observatorios Estatales de Lesiones (Aguascalientes, Baja California, baja California Sur, Campeche, Chihuahua, Coahuila, Ciudad de México, Durango, Estado de México, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas). Quedando pendiente aún en Colima, Chiapas, Nayarit, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán. Tal como sucede con los COEPRA no solo es suficiente que sean instalados sino que operen y generen información desde el nivel local que les permita utilizar los datos para la identificación de prioridades, diseño y focalización de intervenciones así como su monitoreo y evaluación.

Mapa 2015JPG

La instalación de los observatorios no es suficiente, sino que es necesario mantener una relación con las demás instituciones, lo que ofrece a los observatorios estatales la posibilidad de generar datos propios que alimenten al nivel nacional, es decir, el conjunto de las acciones que se realicen en cada Entidad Federativa, con el trabajo de los Observatorios, es lo que integra y da valor al Observatorio Nacional de Lesiones.

¿Dónde registro la información que genera mi Observatorio Estatal?

El STCONAPRA se ha dado a la tarea de diseñar y financiar una aplicación móvil y web para el registro de los incidentes viales, Registro de Accidentes Viales en México (RAVMex), en donde cada Observatorio podrá registrar la información producto del trabajo de vinculación de las diferentes bases de datos y que, además, ofrece la posibilidad de generar reportes predefinidos, bases de datos en formato de hoja de cálculo, cubos dinámicos y la generación de mapas (georreferenciación automática).

La aplicación móvil permite el registro de la información en tiempo real. Aquí la liga para el registro de los incidentes viales.

¿Qué puedo hacer con mi información?

Si los datos que se producen al interior de los observatorios son claros, precisos, oportunos y completos, significa que una entidad federativa o un municipio está en la posibilidad de brindar a la población datos certeros sobre la situación de la seguridad vial, además ofrece a las autoridades de cualquier nivel político el soporte necesario para diseñar e implementar una política pública local más clara y completa, que permita asegurar sus resultados:

1. Informes nacionales, estatales o municipales.
2. Planes nacionales, estatales o municipales para la prevención de lesiones viales.
3. Campañas de comunicación social, con base en las prioridades identificadas.
4. Material de difusión y educación para la población.
5. Identificación de zonas o puntos riesgosos para la implementar auditorías en seguridad vial.
6. Generación de documentos técnicos e investigación, con base en evidencia científica.
7. Entre otros.

“La información que produce el observatorio debe regresar a todas las instituciones ya integrada y analizada, para la mejor toma de decisiones”