Unidad de Psiquiatría en Hospital General

La atención comunitaria tiene mejores efectos que el tratamiento institucional en el pronóstico y la calidad de vida de las personas con trastornos mentales crónicos. Es necesario suministrar servicios de salud mental en la comunidad, utilizando para ello todos los recursos disponibles tales como los hospitales generales. Los servicios comunitarios pueden facilitar la intervención temprana y limitar la estigmatización aparejada al hecho de recibir tratamiento.

Las Unidades de Psiquiatría al interior de un hospital general, constituyen el proceso de transición, de la atención al paciente en hospitales psiquiátricos de estancia prolongada, a diversos servicios interrelacionados, que incluyen ingresos breves.


Hospital Psiquiátrico

Los hospitales psiquiátricos en México, son unidades especializadas con pabellones de base hospitalaria y estancia media o larga en su mayoría, que brinda atención médico psiquiátrica. Cuenta con servicios residenciales, urgencias y área de ingreso. Estos hospitales tienen un atraso en el modelo de atención que promueve el Consejo Nacional de Salud Mental, ya que los usuarios permanecen estancias prolongadas que no permiten la rehabilitación y reinserción social; además cuentan con una arquitectura y organización que promueve un modelo asilar de atención, donde hay hacinamiento, no hay privacidad ni respeto a la individualidad, lo que provoca en el usuario falta de autonomía y de independencia.

El Modelo Miguel Hidalgo, está trabajando en la labor de extender por la República nuevas estructuras de atención que tienen como objetivo la detección oportuna, la prevención, para que la enfermedad no avance de manera que haya que internar al usuario (a), la atención ambulatoria, la hospitalización breve y como último recurso la hospitalización media, para lo cual se crearon las Villas de Transición Hospitalaria.


Villas de Transición Hospitalaria

Son áreas de características estructurales distintas al modelo asilar. Es un conjunto de casas cuyo diseño arquitectónico consta de cuatro recámaras con baño cada una, sala, comedor, cocina, donde los usuarios cuentan con una estructura que les permite realizar actividades cotidianas que apuntalan a la normalización del ambiente del usuario con miras a la reintegración social. Además, cuentan con un consultorio, módulo de enfermería con baño y áreas verdes; en las que se proporciona atención integral médico-psiquiátrica, psicológica y programas de rehabilitación psicosocial como talleres protegidos, salidas terapéuticas y el centro básico de abasto.