NUM 170/ México, D.F.

El Instituto Nacional de Pesca (INAPESCA) trabaja conjuntamente con el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE) en el desarrollo de biotecnología para el cultivo y mejoramiento genético del bacalao negro (Anaplopoma fimbria), especie de alto valor comercial en el mercado y que solo se reproduce en aguas de la costa de Baja California.


Los resultados de la investigación contribuirán a incrementar la producción y a generar mayor disponibilidad de alimento en el mercado, así como mejores ingresos para los productores, como lo ha instruido el secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, Enrique Martínez y Martínez.


En la primera fase de este proyecto se considera la construcción de instalaciones, equipamiento y establecimiento de una reserva de reproductores para las tareas de cultivo experimental en laboratorio, afirmó el director general adjunto de Investigación Pesquera del INAPESCA, Marco Linné Unzueta.


Señaló que los estudios previos de este proyecto indican que el bacalao negro es una especie propicia para cultivo –con buena tasa de crecimiento y de conversión alimenticia— y su precio en el mercado es superior al que puede alcanzar el salmón.


Refirió que el hábitat natural del A. fimbria es Baja California, cuyas características oceanográficas de agua templada y clima cálido convierten a la entidad en un punto ideal para el desarrollo de la acuicultura de este organismo, no solo a nivel nacional sino incluso internacional.


Precisó el investigador que en las instalaciones del CICESE los especialistas de ambas instituciones trabajan ya en la biología reproductiva del bacalao negro, el cual habita en profundidades de más de 140 metros y logra un ciclo de vida de hasta 34 años.


Detalló que los estudios  realizados revelan que existe una asincronía en la maduración entre los reproductores machos y hembras capturados (las hembras grávidas aparecen en julio y agosto, mientras que los machos se presentan entre octubre y enero).


Esta característica se ha aprovechado para desarrollar métodos de preservación de los gametos (células sexuales de los organismos), a corto y largo plazo.


Asimismo, se trabaja en el acondicionamiento reproductivo e inducción al desove de organismos, lo que permitirá mayor conocimiento de la biología de esta especie y la posterior manipulación de sus ciclos reproductivos.


Esta especie es de alto valor nutricional, ya que aporta al organismo omega 3 y 6, ácidos grasos importantes para la salud.