NUM.820 / México, D.F.

  • Para conservar la confianza de los consumidores y de los socios comerciales, es necesario conocer el origen de cada producto cárnico, desde la unidad de producción, hasta el punto de venta, pasando por los rastros y los establecimientos en donde son procesados. 

  • La labor del SENASICA es piedra angular de la productividad y competitividad de la ganadería mexicana, pues la salud animal es una de las fortalezas que han permitido al sector desarrollarse adecuadamente, para ser productivo y competitivo: diputado Oswaldo Cházaro Montalvo, presidente de la CNOG. 

Un buen sistema de trazabilidad, debe estar respaldado por un esquema eficiente de vigilancia epidemiológica, afirmó el director en Jefe del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), Enrique Sánchez Cruz, al dictar la Conferencia “Importancia de la Trazabilidad en la Salud Animal”. 

En el marco del 12° Encuentro Nacional Ganadero, indicó que construir un sistema de trazabilidad confiable es un reto que implica la voluntad y el compromiso serio y decidido de autoridades de los diferentes niveles de gobierno y de toda la cadena productiva. 

Ante cerca de 500 ganaderos de todo el país, el funcionario de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) resaltó que contar con un sistema de trazabilidad confiable tiene altos beneficios, entre los que destacan preservar la salud pública, contar con información necesaria para actuar rápidamente en caso de que se presentara alguna emergencia sanitaria o de inocuidad y generar credibilidad para un mejor posicionamiento en mercados nacionales e internacionales.

Durante el evento organizado por la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas (CNOG) subrayó que para conservar la confianza de los consumidores y de los socios comerciales, es necesario conocer el origen de cada producto cárnico, desde la unidad de producción, hasta el punto de venta, pasando por los rastros y los establecimientos en donde son procesados. 

Es por ello que, dijo, el sistema nacional de trazabilidad es transversal, ya que implica a diversas dependencias y cuenta con una plataforma informática que aporta información homogénea, trazable y medible en todos los momentos de la producción. 

Añadió que para consolidar los esquemas de trazabilidad para bovinos, porcinos, aves, miel, frutas y hortalizas, es necesario el trabajo conjunto de autoridades y sector productivo. 

Informó también que ya están en proceso los anexos técnicos de la cadena de valor de bovinos y de porcinos, que consideran la trazabilidad animal e industrial. 

Desde el punto de vista de sanidad e inocuidad, el director en Jefe del SENASICA aseveró que para la correcta operación del sistema de trazabilidad se debe contar con un esquema de las enfermedades que están presentes en el mundo y monitorear cómo se mueven, a fin de activar los mecanismos de control que sean necesarios oportunamente, a efecto de proteger el patrimonio nacional.

Durante su ponencia moderada por el consejero de la CNOG, Alfonso de Vega, Sánchez Cruz agregó que preservar la sanidad animal y vegetal, implica además observar otros aspectos como el clima de cada región y las enfermedades propias de cada época del año.

Para tal fin, la Unidad de Inteligencia Sanitaria del SENASICA recopila y analiza en tiempo real la información de inocuidad y sanidad agroalimentaria de México y el mundo, la cual es compartida con organismos similares en Estados Unidos y Canadá para intercambiar información de manera eficiente y oportuna. 

Adicionalmente, el SENASICA cuenta con una red de laboratorios distribuidos estratégicamente en todo el país, 37 oficiales y 177 aprobados, que cuentan con tecnología de nueva generación y técnicos altamente calificados, con el propósito de secuenciar bacterias y virus, y operar mecanismos para detectar las enfermedades presentes en el país. 

Al comentar la ponencia, el presidente de la CNOG, diputado Oswaldo Cházaro Montalvo, indicó que la labor del SENASICA es piedra angular de la productividad y competitividad de la ganadería mexicana, pues la salud animal es una de las fortalezas que han permitido al sector desarrollarse adecuadamente para ser productivo y competitivo.

El SENASICA, concluyó, protege a la ganadería nacional de riesgos externos y gestiona los protocolos sanitarios que permiten a los ganaderos colocar sus productos en más de 150 países.​